Las 55 empresas que no pagaron impuesto corporativos en Estados Unidos durante el 2020 —información publicada por el Institute on Taxation and Economic Policy— gastaron cerca de 450 millones de dólares en contribuciones a campañas políticas en los últimos tres ciclos electorales. Las corporaciones se ahorraron 12,000 millones de dólares en dicho periodo.

En este sentido, empresas como Fedex, Charter Communications, American Electric Power, Duke Energy y Textron destinaron: 71, 64, 42, 37 y 22 millones de dólares, respectivamente.

En el ciclo electoral del 2020, año en que se cambió la presidencia en Estados Unidos, el gasto a campañas políticas fue dominado por los mismos nombres.

Charter Communication destinó 24 millones de dólares, Fedex 22 millones, American Electric Power 16 millones y Duke Energy 10 millones.

El año pasado, los reembolsos de impuestos a estas corporaciones fueron por 3,300 millones de dólares más de lo que gastaron en campañas políticas (151 millones de dólares).

“Descubrimos que estas empresas tenían mucho dinero para gastar e influir en campañas políticas, al mismo tiempo que no pagaban impuestos federales corporativos”, se lee en la información publicada ayer.

El informe revelado por Public Citizen demostró que 20 de los 25 principales beneficiarios son republicanos y cada uno de ellos votó a favor de la reforma fiscal de Donald Trump en el 2017 (la Ley Tax Cuts and Jobs Act) que redujo la tasa de impuestos corporativos de 35 a 21 por ciento.

Además, amplió las exenciones fiscales que abrió el camino para que estas corporaciones pagaran cero dólares en gravámenes. Por el contrario, los cinco demócratas votaron en contra.

Las empresas contribuyeron con 4 millones de dólares a comités nacionales de ambos partidos (Republicano y Demócrata,) además de 650,000 dólares se enviaron al Fondo de Liderazgo del Senado, reveló el informe.

Lo cual tiene sentido, ya que estos comités pueden aceptar cantidades ilimitadas de dinero en comparación con los comités de campaña y los comités de acción política de los funcionarios electos”, sostiene el documento.

Ocho empresas no rindieron cuentas

De las 55 corporaciones, sólo ocho no informaron haber proporcionado dinero a algún acto de campaña. Las restantes 47 se reveló que en algún momento presionaron a un político sobre un tema en particular. De este total, 35 corporativos abordaron temas fiscales y 22 particularmente con la reforma fiscal aprobada en el gobierno de Donald Trump.

santiago.renteria@eleconomista.mx