El rey Salman bin Abdulaziz de Arabia Saudita y su hijo, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, felicitaron el domingo al presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, y a la vicepresidenta electa Kamala Harris, por ganar las elecciones, informó la agencia estatal de noticias SPA.

Si bien otros países árabes se apresuraron a felicitar al demócrata, el gobernante de facto del reino, el príncipe Mohammed, había permanecido en silencio sobre la derrota del presidente republicano Donald Trump, cuyas políticas en Oriente Medio y su firme oposición a Irán tuvieron el respaldo de Riad. 

Salman expresó "sus mejores deseos de éxito" y recordó "las relaciones históricas y estrechas entre estos dos países y pueblos amigos", indicó la agencia saudita.

Mohammed bin Salman afirmó, por su lado, que "aspiran a continuar con la cooperación entre estos dos países amigos".

El príncipe heredero, que lleva las riendas del poder en Riad, mantenía una estrecha relación con Trump y con su yerno y consejero Jared Kushner, sobre todo por su hostilidad hacia Irán, la gran potencia rival de Arabia Saudita en Próximo Oriente.

Tras unas tensas relaciones con el demócrata Barack Obama, los dirigentes sauditas encontraron en el presidente saliente un fiel aliado, que incluso no criticó a Riad por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en 2018, en el que según la CIA y una experta de la ONU estuvo implicado Bin Salmán.

Biden, exvicepresidente de Obama, prometió durante la campaña presidencial que "volvería a examinar" las relaciones con Arabia Saudita para "garantizar que Estados Unidos no reniega de sus valores para vender armas y comprar petróleo".

kg