Si se tuviera que elegir un concepto que defina con amplitud el principal rasgo personal de Donald Trump durante su primer año de gobierno es el de las verdades alternativas, eufemismo que introdujo Kellyanne Conway para evitar la mención de la palabra mentira. Conway lo hizo para justificar la ausencia de multitudes durante la toma de posesión. Trump no quiso reconocer que los eventos inaugurales de Obama y Clinton superaron en número de personas al suyo, el 20 de enero del año pasado.

Trump, en promedio, miente o menciona juicios incorrectos 5.4 veces al día (la cifra no incluye eventos privados). The Washington Post realizó un ejercicio a lo largo de un año para identificar las verdades alternativas que con mayor frecuencia comentó Trump.

México el país preferido de Trump para colocarlo en contextos de peligro y adversidad. Por ejemplo, el pasado 9 de enero Trump comentó: “Tenemos a un gran número de personas que introducen drogas a nuestro país. Entonces, para asegurar (la frontera), necesitamos un muro”. The Washington Post le otorga cuatro pinochos a la expresión; el medio refuta a Trump a través de informes de la Agencia para la Administración de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

La DEA ha asegurado que de poco servirá la construcción del muro, ya que se tiene registrado que cruza la frontera en áreas de ingreso legales y también a través de túneles.

Otra de las mentiras favoritas de Trump también tiene que ver con el muro. El mismo 9 de enero comentó que la construcción del mismo no llevaría más de un año. Las investigaciones de The Washington Post arrojan cifras muy lejanas. La realidad es que el proyecto tardaría cuatro años en ser levantado y, cada año, requiere de 40,000 obreros.

Obsesión temática

El estudio del periódico estadounidense también incluye la frecuencia temática de mentiras. Por ejemplo, Trump ha repetido en 91 ocasiones lo siguiente: “Estamos rompiendo récord de crecimiento en el mercado bursátil”. The Washington Post matiza lo dicho por el presidente de la siguiente manera: “Cuando se mira el índice 500 de Standard & Poor’s está claro que las acciones no se han recuperado tan sólidamente como sus equivalentes en el extranjero. Además, con cada aumento de 1,000 niveles, el logro se vuelve cada vez menos impresionante. La conexión entre los nuevos niveles máximos del mercado bursátil y los empleos es tenue.

La reforma fiscal no podía quedar fuera de sus obsesiones. En 55 ocasiones ha repetido la siguiente idea: “Vamos a promulgar la ley más ambiciosa en la historia de Estados Unidos que se centrará en la disminución de impuestos”.

La realidad es que el recorte en impuestos representará 0.9% del PIB, cifra menor a 2.89% del PIB durante la época de Ronald Reagan.

Agosto y diciembre han sido los dos meses en que Trump ha recurrido a verdades alternativas.

La colusión rusa en su círculo cercano fue abordada hasta en 38 ocasiones por Trump.

Así han pasado 365; una presidencia que inquieta.