Montevideo. La reelección del presidente Daniel Ortega para un cuarto mandato consecutivo en Nicaragua remueve aguas lejanas. Decenas de países han manifestado su rechazo y solo algunos pocos han aplaudido lo ocurrido el domingo pasado durante la supuesta jornada electoral.

México: cree en la institución electoral

La Secretaría de Relaciones Exteriores señaló a los periodistas que cubren la fuente: “(...) Siguiendo la tradición diplomática de México, no habrá pronunciamiento de nuestra parte hasta que la instancia electoral anuncie oficialmente los resultados”.

Llama la atención que el Gobierno de México confíe en el órgano electoral de Nicaragua. Si tiene una virtud la dictadura de Ortega es su cinismo para desmantelar instituciones. También es falso que se pronuncie después de que se oficialicen los resultados, ejemplo: Bolivia.

UE: "Régimen autocrático"

La Unión Europea (UE) denunció que las elecciones "se llevaron a cabo sin garantías democráticas" y consideró que "sus resultados carecen de legitimidad". Los comicios "completan la conversión de Nicaragua en un régimen autocrático", señaló el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, en nombre de los 27 países del bloque.

España: "Burla"

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, declaró a periodistas que las elecciones "han sido una burla, una burla al pueblo de Nicaragua (...) y sobre todo una burla a la democracia".

Colombia: "Fraude anunciado"

Colombia, desconoció el resultado de los comicios. "No fueron unas elecciones libres (y) esto no nos tiene que sorprender, porque esto era crónica de un fraude anunciado", dijo el mandatario Iván Duque en una declaración a medios.

Chile: "Violaciones a los DDHH"

La cancillería chilena estimó que el acto electoral "se realizó en el contexto de graves violaciones a los derechos humanos", incluyendo represión de la oposición y "ausencia de observadores internacionales".

Estados Unidos: “Pantomima”

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, denunció en un comunicado "una elección de pantomima que no fue ni libre ni justa, y ciertamente no democrática".

Rusia: "Respeto de la ley"

El canciller Serguéi Lavrov  condenó y consideró "lamentable" la decisión de la Casa Blanca de desconocer el sufragio. "Las elecciones se produjeron de forma ordenada, en pleno respeto de la legislación nicaragüense".

Venezuela: contra "injerencia"

Caracas desestimó las críticas hacia un "proceso electoral tranquilo" y en cambio instó a "rechazar la injerencia de Washington en América Latina".

¿Qué esperan Argentina y México para condenar la farsa electoral de Ortega?”.

José Miguel Vivanco, director para al de Human Rights Watch.