El candidato oficialista a la presidencia de Ecuador, Lenín Moreno, y el opositor Guillermo Lasso se enfrentarán en un balotaje el 2 de abril, luego de que la corte electoral reconoció el martes que ninguno de los dos conseguirá los votos necesarios para ganar en primera vuelta.

"No es posible", dijo el presidente del Consejo Nacional Electoral, Juan Pablo Pozo, respondiendo a una pregunta de un periodista sobre si los resultados del escrutinio oficial podrían variar. "Tenemos una tendencia marcada".

Con el 95.7% de las actas escrutadas, Moreno, un administrador de 63 años que padece de paraplejia, sumaba el 39.24% de los votos válidos frente al 28.32% de Lasso, un ex banquero que busca por segunda vez la presidencia del país.

Moreno, ex vicepresidente del saliente mandatario Rafael Correa entre el 2007 y el 2013, requería 40% de los votos válidos más una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre Lasso para obtener un triunfo en primera vuelta.

NOTICIA: Lenín ofrece show en espera de resultados

El retraso en la proclamación de resultados oficiales finales de la elección despertó incertidumbre y denuncias de fraude. Pero, a pesar de algunas protestas, no se produjeron hechos violentos.

Los ecuatorianos acudieron a las urnas el domingo para decidir entre la continuidad del modelo socialista instaurado por Correa hace una década o un cambio de timón hacia una economía de libre mercado.

A pesar de la diferencia de más de 10 puntos porcentuales que separan a Moreno de Lasso, el balotaje es un duro revés para el oficialismo que, liderado por Correa, consiguió contundentes victorias en las urnas desde que asumió el poder en el 2007.

Durante su campaña, Moreno buscó convencer a sus seguidores con la promesa de continuar el proyecto político de Correa, centrado en programas sociales, participación activa del Estado en la economía y una mejor distribución de la riqueza.

NOTICIA: Moreno mantiene ventaja en elecciones presidenciales de Ecuador

Sin embargo, los escándalos que salpican a funcionarios cercanos a Correa en una trama corrupta de la estatal Petroecuador y una red de sobornos de la brasileña Odebrecht le restaron valiosos puntos.

"A mí me fascina la idea de volver a estar en contacto con la gente", dijo Moreno, nominado al premio Nobel de la Paz 2012, tras ser consultado sobre una eventual segunda vuelta.

Segunda Vuelta Reñida

Por su parte, Lasso, accionista del Banco Guayaquil, del cual fue presidente por casi dos décadas, centró su oferta electoral en la creación de empleos, reducción de impuestos, mayor inversión extranjera y la convocatoria a una consulta popular para reformar la actual Carta Magna.

Y logró el respaldo de casi un tercio de los 10 millones de ecuatorianos que votaron, descontentos con las políticas de Correa y su estilo confrontacional, así como con el manejo de la economía dolarizada golpeada por la caída del petróleo.

Lasso, de 61 años, ha pedido al resto de los seis candidatos opositores que obtuvieron, juntos, más de 32% de los votos cerrar filas para enfrentar a Moreno.

Sin embargo, el banquero aún despierta recelo en parte de la población que lo asocia con la crisis financiera de 1999, que obligó a miles de ecuatorianos a emigrar dejando atrás un país sumido en el desempleo y la inflación.

"La segunda vuelta es una nueva elección. No es cuestión de sumar o restar los votos que se obtuvo en la primera vuelta", dijo a Reuters Blasco Peñaherrera, de la encuestadora Market. "Hay que medir el comportamiento de los estratos populares más deprimidos, que son quienes deciden. Será reñida la segunda vuelta".

NOTICIA: Ecuatorianos transgénero votan según su género

En Ecuador y varios países de América Latina la izquierda retornó al poder hace poco más de 10 años pero, a pesar de avances sociales, ha ido perdiendo apoyo por escándalos de corrupción y mal manejo económico.

En los comicios también se votó por renovar los 137 miembros de la Asamblea y los resultados oficiales preliminares mostraban al oficialista Alianza País a la cabeza con 38.81% de los curules de asambleístas nacionales, seguido de la alianza de partidos de centro derecha CREO-SUMA, que apoyó la candidatura de Lasso, con 20.70% de los asientos.

abr