Estados Unidos hará "lo que sea necesario" para defenderse, afirmó el domingo el jefe del Pentágono, Lloyd Austin, días después de que varios cohetes alcanzaran una base con tropas de la coalición en Irak, aumentando todavía más las tensiones entre Estados Unidos e Irán en suelo iraquí.

Austin dijo en ABC News que Estados Unidos investiga quién está detrás del lanzamiento de 10 cohetes que impactaron en la extensa base militar de Ain Al Asad, situada en pleno desierto en el oeste de Irak, el 3 de marzo.

Ningún funcionario estadounidense resultó herido, pero sí un contratista de esta nacionalidad, que sufrió una crisis cardíaca cuando iba a refugiarse y falleció poco después, según informó el Pentágono.

Austin afirmó que Washington está urgiendo a las autoridades iraquíes para que actúen con rapidez e investiguen quién está tras el ataque, el cuarto registrado en las últimas semanas contra lugares donde operan fuerzas de Estados Unidos.

"Queremos asegurarnos de que, una vez más, entendemos quién es responsable de esto. El mensaje para aquellos que lleven a cabo un ataque de este tipo es que deben esperar que hagamos lo necesario para defendernos", afirmó en el programa de ABC News' "This Week".

"Atacaremos si eso es lo que pensamos que debemos hacer en el tiempo y lugar que nosotros elijamos", agregó.

El ataque del miércoles llegó cinco días después de que Estados Unidos tomara represalias por otros asaltos previos, bombardeando un depósito fronterizo en Siria que, según el Pentágono, era usado por milicias armadas iraquíes, apoyadas por Irán y vinculadas previamente con los ataques con cohetes.

Los observadores afirman que los cohetes pueden ser una forma de Teherán para presionar a Washington, quien desde la llegada al poder del presidente Joe Biden ha ofrecido reactivar el pacto nuclear con Irán, abandonado por su predecesor Donald Trump en 2018.

Biden ha dicho también que Estados Unidos trabaja para identificar a los responsables, y que "emitirá juicios desde ese punto".

Austin fue preguntado igualmente sobre si Teherán ha sido informado de que una respuesta no supone una escalada.

"Creo que Irán es totalmente capaz de evaluar (...) el ataque y nuestras actividades, y sacarán sus propias conclusiones", valoró.

"Pero lo que deben extraer de esto es, de nuevo, que vamos a defender a nuestras tropas y nuestra respuesta será meditada, apropiada. Esperamos que elijan hacer lo correcto".