Estados Unidos rechazó la propuesta de China para que cancele los ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur si Corea del Norte suspende sus actividades nucleares y de misiles.

China, principal aliado y protector del régimen norcoreano, propuso que Pyongyang suspendiera su programa nuclear a cambio del cese de las maniobras militares lanzadas por Estados Unidos y Corea, con el fin de evitar un choque frontal entre las dos Coreas.

El gobierno estadounidense calificó al líder norcoreano Kim Jong-un como una persona que tiene un comportamiento irracional . Quien lo dijo fue la embajadora ante la ONU, Nikki Haley.

En Washington, el vocero interino del Departamento de Estado, Mark Toner, expuso: En este momento no lo vemos como un acuerdo viable . Un vocero del Pentágono, el comandante Gary Ross, comentó que las actividades estadounidenses para defender a Corea del Sur no pueden ser consideradas equivalentes a las reiteradas violaciones de Corea del Norte a sus obligaciones y acuerdos .

Nikki Haley explicó a reporteros después de una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad con respecto al lanzamiento de al menos cuatro misiles hacia el mar de Japón (y tres de ellos cayeron dentro de las 200 millas náuticas de la zona económica exclusiva japonesa) que Washington debe ver algún tipo de acción positiva del régimen de Kim antes de conversar sobre formas de reducir las tensiones en la península coreana.

Ellos nos han dado razones suficientes para pensar cuán irresponsables son, ni siquiera pensamos que estamos tratando con una persona racional en este asunto , señaló.

Haley indicó que los ejercicios militares son especialmente necesarios ahora, después de que Corea del Norte realizó el año pasado dos pruebas nucleares y 24 lanzamientos de misiles balísticos, y que este año efectuó dos rondas de disparos de misiles y el medio hermano de Kim Jong-un fue asesinado con un arma química.

China intenta mediar

Más temprano durante el día, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, propuso congelamiento por congelamiento , y comparó la intensificación de tensiones entre Corea del Norte y Washington y Seúl con dos trenes que aceleran, uno en dirección del otro, sin que ninguno de ellos desee ceder el paso .

El régimen norcoreano rechazó categóricamente la condena de la ONU, y alegó que las maniobras militares conjuntas de Corea del Sur y Estados Unidos lo impulsan a tomar medidas más duras .

Seis paquetes sucesivos de sanciones impuestos por la ONU desde un primer ensayo nuclear norcoreano en el 2006 no han logrado disuadir a Pyongyang de seguir adelante con sus programas.

Para el presidente Donald Trump, el caso puede representar la primera crisis internacional de su gobierno. Japón y China también se rozan con el caso.