Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá dieron a conocer su disposición de "revisar" las sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela si una negociación liderada por venezolanos avanza hacia elecciones libres.

Los dos países y el bloque regional, que desconocen el mandato de Maduro iniciado en 2019 y el de la Asamblea Legislativa elegida en 2020 por considerarlos resultado de comicios fraudulentos, instaron a una "solución pacífica" a la "profunda crisis" en Venezuela.

"Saludamos los avances sustantivos y creíbles para restaurar procesos e instituciones democráticas esenciales en Venezuela y estamos dispuestos a revisar las políticas de sanciones sobre la base de avances significativos en una negociación integral", dijeron en una declaración conjunta.

Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá han impuesto numerosas sanciones económicas a Caracas, entre ellas un bloqueo de facto de Washington al crudo venezolano, en una presión diplomática concertada para "restaurar la democracia" en el país sudamericano.

El texto emitido el viernes fue firmado por el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el ministro de Asuntos Exteriores canadiense, Marc Garneau.

Los tres enfatizaron la necesidad de instaurar un diálogo interno en Venezuela "con la participación de todos los interesados", conducente a "elecciones locales, legislativas y presidenciales creíbles, inclusivas y transparentes".

Para eso, pidieron "la liberación incondicional de todos los detenidos injustamente por motivos políticos, la independencia de los partidos políticos, libertad de expresión, incluida la de los miembros de la prensa, y el fin de los abusos contra los derechos humanos".

"Hacemos un llamado por condiciones electorales que cumplan con los estándares internacionales para la democracia, comenzando con las elecciones locales y regionales programadas para noviembre de 2021", dijeron.