Copenhague. Dinamarca se convirtió el día de ayer 14 de abril, en el primer país del mundo en descartar del todo a la vacuna contra el Covid-19 de AstraZeneca, debido a su potencial relación con casos graves de un tipo de trombosis.

La decisión retrasará el final del esquema de vacunación de Dinamarca hasta inicios de agosto, desde el plazo inicial del 25 de julio, dijeron las autoridades de salud.

Pero ese nuevo cronograma asume que se empezará a emplear la vacuna de Johnson&Johnson, cuyo uso en Europa fue retrasado por similares preocupaciones sobre episodios de coágulos cerebrales. Dinamarca también suspendió las inyecciones de J&J, que conllevan dosis única y representan alrededor de un tercio del total de suministros calculados de la nación escandinava.

Resultados de las investigaciones sobre casos de trombos relacionados con la vacuna de AstraZeneca "mostraron efectos secundarios reales y graves", afirmó el jefe de la agencia de salud de Dinamarca, Soren Brostrom, en una rueda de prensa.

Por eso hemos optado por continuar el programa inoculaciones del Covid para todos los grupos destinatarios sin esta vacuna", explicó.

AstraZeneca dijo que respetaba la decisión de Dinamarca y que continuará proporcionándole datos para ayudar con resoluciones futuras.

"La implementación y despliegue del programa de vacunación es un tema que cada país decide, en base a sus condiciones locales", dijo la farmacéutica anglo-sueca.

La semana pasada, el regulador de medicamentos de la Unión Europea detectó un posible vínculo entre las vacunas de AstraZeneca y episodios de trombosis del seno venoso cerebral (CVST), un tipo de daño por coágulos.

OPS, la recomienda

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomendó el día de ayer seguir aplicando las vacunas anticovid de AstraZeneca, bajo revisión por su posible vinculación con casos excepcionales de coágulos sanguíneos y suspendidas definitivamente en Dinamarca por "raros" pero "graves" efectos secundarios.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, dijo en rueda de prensa que el organismo, que es una agencia regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), está atento a los procesos de vigilancia.

"Casi 200 millones de personas en todo el mundo han recibido la vacuna contra el Covid-19 de AstraZeneca y los informes de efectos adversos son muy raros", añadió.

La mayoría de los países europeos que habían suspendido el uso de esta vacuna han reanudado su utilización, pero estableciendo un límite de edad. Noruega anunciará su decisión el día de mañana.