Dinamarca anunció este martes nuevas restricciones ante el creciente número de casos de coronavirus Covid-19, con un nuevo llamado de la primera ministra para que se respeten las instrucciones de reducir los contactos.

"La contaminación está en un nivel alto. El número de personas hospitalizadas ha aumentado. El instituto sanitario advierte que estamos al borde de algo que podría convertirse en una segunda ola", dijo la jefa del gobierno, Mette Frederiksen en Instagram.

Ahora es cuando esto cuenta. Tenemos que seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias", insistió.

La Autoridad de Control de Enfermedades Infecciosas (SSI) aconseja a la población crear una "burbuja social".

"Necesitamos encontrar tal vez cinco o 10 personas con las que estamos. Son con las que vamos a pasar el otoño. Los niños deben elegir a sus compañeros en clase", dijo el director de la SSI, Kare Molbak, en una conferencia de prensa.

En Copenhague y sus suburbios, los bares y restaurantes tienen que cerrar a las diez de la noche.

Por cuarto día consecutivo se registraron más de 300 nuevos casos de infección en este país escandinavo de 5.8 millones de habitantes, un nivel similar al registrado en abril.