Dos sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, fueron arrestados en Haití bajo cargos de confabularse para contrabandear 800 kilogramos de cocaína a EU, aseveraron dos personas familiarizadas con el caso.

El incidente probablemente incrementará las tensiones entre EU y Venezuela, y pone bajo nueva óptica las acusaciones de EU de tráfico de drogas por altos funcionarios de la nación sudamericana.

Los dos arrestados, identificados como Efraín Campos y Francisco Flores, fueron detenidos la noche del martes cuando llegaron en un avión privado a Puerto Príncipe, capital de Haití, dijo Michael Vigil, ex director de operaciones internacionales de la DEA, quien fue informado por autoridades federales sobre la larga operación encubierta que derivó en su captura.

Vigil dijo que Campos aseguró ser el hijo de Flores e hijastro del presidente Nicolás Maduro. Ambos viajaban con pasaportes diplomáticos, pero no cuentan con inmunidad.

Otra persona con conocimiento del arresto y que solicitó anonimato dijo que ambos habían sido extraditados de Haití, cuyo gobierno es aliado cercano de Maduro, y que serán instruidos de cargos el jueves en una Corte federal de Distrito en Nueva York.

Los procuradores estadounidenses han incrementado constantemente la presión sobre los altos miembros de la policía, Ejército y gobierno de Venezuela por su supuesto papel en convertir al país en una importante zona de tránsito de drogas que viajan hacia EU y Europa. El gobierno estadounidense asegura que cada año más de 200 toneladas de cocaína pasan por Venezuela, cerca de una tercera parte de la producción colombiana estimada.

Aunque varios funcionarios venezolanos, incluyendo el ex ministro de defensa y el jefe de inteligencia militar, han sido imputados o sancionados en EU, y varios más están bajo investigación, ningún caso de tráfico de drogas previo había invadido el círculo más cercano a Maduro.

Vigil indicó que las negociaciones de los dos arrestados y el agente encubierto se centraron en obtener un avión y un piloto para llevar las drogas a Honduras, un destino del contrabando para los cárteles que operan en Venezuela, en su ruta de transporte hacia EU.