La Habana.- Opositores, religiosos y diplomáticos despidieron el lunes en una iglesia de La Habana al fallecido Oswaldo Payá, uno de los disidentes más conocidos de Cuba que dedicó su vida a lograr reformas en el sistema político de la isla.

"!Viva el Proyecto Varela, viva Payá Sardiñas!", exclamó uno de los más de 400 asistentes a la ceremonia fúnebre poco después de que su cadáver llegó a una iglesia del Cerro, en La Habana, en medio de una prolongada ovación de aplausos.

Payá, de 60 años, era el líder del Movimiento Cristiano Liberación, y murió el domingo en la tarde, junto al también opositor Harold Cepero, en un accidente de tránsito cerca de Bayamo, en la oriental provincia de Granma, 670 kilómetros al este de La Habana.

Para las Damas de Blanco y para la oposición cubana es un golpe muy fuerte la pérdida de Oswaldo Payá (...). Su legado lo vamos a continuar porque vamos a continuar luchando por la libertad y la democracia del pueblo de Cuba", dijo a Reuters la disidente Berta Soler, líder del grupo Damas de Blanco.

Entre los asistentes al funeral se veían camisetas blancas con la imagen de Payá. Tras la llegada del féretro a la iglesia los asistentes gritaron varias veces !Libertad!, Viva Cuba Libre! Oswaldo Payá Vive! y entonaron las notas del Himno Nacional.

Funcionarios del Gobierno cubano dijeron a Reuters que el automóvil en el que viajaban las cuatro personas se salió de la carretera e impactó contra un árbol.

Payá, fundador en la década de 1980 el Movimiento Cristiano Liberación, recibió en el 2002 el Premio Sajarov, máximo galardón de derechos humanos de la Unión Europea, que se concede en honor al difunto disidente soviético Andrei Sajarov.

También fue nominado dos veces al premio Nobel de la Paz por parte del ex presidente checo Vaclav Havel.

Al funeral asistieron diplomáticos de Polonia, Holanda e Italia, quienes prefirieron no hacer comentarios a la prensa.

apr