El crucero Costa Allegra arribó hoy a Puerto Victoria, en Mahé, la capital de las islas Seychelles, remolcado luego de que quedara a la deriva en el Océano Índico a causa de un incendio en una de las salas de máquinas.

En un breve comunicado la compañía italiana Costa Crociere, propietaria de la nave, informó que tras el arribo a Mahé inició el desembarco de los pasajeros.

A bordo del crucero viajaban en total 1,049 personas, incluidos los miembros de la tripulación y según la compañía no se registraron víctimas, ni heridos.

El Costa Allegra quedó sin propulsión tras el incendio del domingo por la noche y debió ser remolcado a la capital de las Seychelles por el pesquero francés 'Trevignon'.

Costa Crociere informó que 376 de los pasajeros aceptaron la oferta de continuar sus vacaciones en las Seychelles, con gastos pagados por la compañía, que también se encargará de los vuelos de retorno a sus respectivos países.

En tanto, el diplomático italiano Alberto La Bella, enviado a Mahé para supervisar el desembarco, informó a medios locales que la emergencia fue superada.

Reconoció que en las últimas horas el Costa Allegra corrió riesgos, pues al ser remolcado atravesó aguas donde se verifican ataques de piratas.

'Pero la ruta de la nave fue mantenida constantemente bajo control por una nave patrulla de las autoridades de las Seychelles y fue seguida constantemente por helicópteros', precisó.

Costa Crociere es también propietaria del crucero Costa Concordia, que naufragó el pasado 13 de enero frente a la isla italiana de Giglio, en un incidente en el que murieron 25 personas y otras siete continúan desaparecidas.

RDS