Ayer, algunos demócratas tomaron el pleno de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, en un intento de forzar a una nueva votación las propuestas de control de armas. Los demócratas prometieron continuar su plantón hasta lograr la votación.

Con la consigna Sin ley no hay descaso , el grupo de demócratas de la Cámara evitó que líderes republicanos iniciaran su sesión programada para las 11:30 de la mañana, lo que impidió que se gestionaran los asuntos del día durante horas.

Los demócratas se sentaron en el piso de la Cámara durante todo el día mientras otros legisladores que entraban y salían les mostraban su apoyo para instar a los republicanos a tomar medidas tras el reciente tiroteo en Orlando. En momentos, se contabilizaban hasta 100 miembros en la sentada con diversos personajes de la política uniéndose a ella, como el líder de la minoría del Senado, Harry Reid, y el candidato presidencial demócrata, Bernie Sanders.

Los demócratas exigen una votación sobre el control de armas, que incluye medidas para impedir que los sospechosos de terrorismo compren armas de fuego y que se amplíe la verificación de antecedentes. Varios miembros también se pronunciaron a favor de la prohibición de armas de asalto.

La líder de la minoría del Congreso, Nancy Pelosi, se comprometió a que los demócratas se quedarían en el suelo hasta conseguir el voto. Vamos a estar aquí todo el tiempo que sea necesario , dijo durante una conferencia de prensa en las escalinatas del Capitolio. Éste es el momento de la verdad .

Pero con respecto al tema, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, mostró poca inclinación por satisfacer las demandas de los demócratas, al criticarlos por tratar de hacer un espectáculo que, describió como un truco publicitario y por pedir votos por un proyecto de ley muerto en el Senado a principios de esta semana.