Nueva York. DE SER ratificada como la nueva alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta de Chile Michelle Bachelet enfrentará una era tumultuosa para el respeto de estas garantías individuales en el mundo, según Amnistía Internacional (AI).

Luego de darse a conocer la nominación de Bachelet, en un comunicado AI destacó que “las libertades consagradas en la Declaración de los Derechos Humanos están bajo una amenaza sostenida en todo el mundo”.

Isha Dyfan, directora de Defensoría Internacional de AI, expresó que muchos países están librando conflictos brutales y prolongados, mientras que una oleada creciente de autoritarismo está socavando los estándares de derechos humanos.

“Se necesitará una líder fuerte y con principios, dispuesta a decir la verdad al poder y lista para movilizar recursos y voluntad política, para defender nuestros derechos en este clima desafiante”, aseguró. Además, agregó que AI espera cooperar con Bachelet para avanzar en el amplio programa de derechos humanos.

La Asamblea General de la ONU, compuesta por 193 miembros, se reunirá este viernes para aprobar la designación de Bachelet, propuesta por el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres. La exmandataria remplazaría al diplomático jordano Zeid Ra’ad al Husein y comenzaría sus funciones a partir del próximo 1 de septiembre para cubrir un mandato de cuatro años.

Bachelet encabezó ONU Mujeres entre el 2010 y el 2013.