Managua. El exembajador de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), Edgard Parrales, fue detenido el día de ayer en Managua, luego de que criticara la decisión del presidente Daniel Ortega de retirar a su país del organismo hemisférico.

Parrales es el primer detenido de peso, con quien sube a 41 el número de opositores presos desde mayo en Nicaragua, siete de ellos políticos que aspiraban competir contra Ortega, luego de que el presidente asegurara su cuarto mandato consecutivo en las elecciones del 7 de noviembre, unos comicios fuertemente criticados por la comunidad internacional, liderada por Estados Unidos y sus aliados.

Ni la policía, ni la Fiscalía han confirmado la detención de Parrales como ha ocurrido con los otros opositores arrestados previo a los comicios.

Sin embargo, la esposa del exdiplomático, Carmen Córdova confirmó que su marido fue detenido cuando salía de su casa en Managua.

Cuando salió "él gritó: ¡me están llevando contra mi voluntad!", reveló la mujer a la revista digital independiente Confidencial.

"Lo capturaron en su casa, no fueron policías con uniformes, sino dos personas de civil que se lo llevaron en carro", informó la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Vilma Núñez.

Un crítico sin exiliarse

Parrales, quien también fue sacerdote, apoyó la Revolución Sandinista de los años 1980 como embajador de Nicaragua ante la OEA y titular del extinto ministerio de Bienestar Social.

Sin exiliarse se dedicó en los últimos años a brindar análisis a los medios de comunicación sobre la crisis que vive el país desde las protestas contra el gobierno del 2018, cuya represión dejó 355 muertos y más de 103,000 exiliados, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El gobierno reconoce solo 200 muertos y ha dicho que las protestas fueron un fallido golpe de estado promovido por Washington.

La semana pasada, el gobierno de Ortega denunció la carta interamericana y anunció que saldría de la OEA.

Parrales criticó y lamentó la decisión y aseguró que, "primero, (Ortega) tiene que respetar los derechos humanos, dejar de reprimir y liberar a los presos políticos".