Ciudad de México. Ante la decisión de enviar ayuda humanitaria a Cuba, el presidente Andrés Manuel López Obrador descartó que esto provoqué sanciones de Estados Unidos a México ya que consideró que “nosotros somos un país independiente, libre, soberano y estamos actuando de esa manera”.

En su habitual conferencia matutina, el mandatario informó que tres barcos llegarán a la isla con suministros como insumos médicos, alimentos y combustible ante la falta de oxígeno y diésel para generar electricidad en hospitales, en medio de un aumento de casos de Covid-19.

"Si se tratara, aceptando sin conceder, de que (los barcos llevaran armas, pues a lo mejor, (...) eso sí podría cuestionarse. Pero ¿alimentos?, ¿medicamentos? ¿Por qué ese bloqueo?", puntualizó.

El embargo de Estados Unidos contra Cuba es una de las medidas que más veces ha sido rechazada en la Asamblea General de la ONU.

Esta acción data de 1960 como represalia a las expropiaciones de compañías y propiedades estadounidenses en la isla por parte del gobierno de Fidel Castro. Aunque inicialmente excluía alimentos y medicinas, en 1962 las restricciones llegaron a ser casi totales.

”Es embargo, no bloqueo”

Bajo la Ley Magnitsky Global sobre Responsabilidad de Derechos Humanos y la orden ejecutiva 13818, el gobierno de Estados Unidos, a través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por su sigla en inglés), puede sancionar a personas extranjeras que se cree están involucradas en serios abusos de los derechos humanos o corrupción en un país extranjero, así como también a quienes asistan o proporcionen apoyo material, incluyendo bienes y servicios, a las personas o actividades sancionadas.

Las personas extranjeras son añadidas a la Lista de Nacionales Especialmente Designados y Personas Bloqueadas (Lista SDN) de la OFAC y todas sus propiedades dentro de, o transitando por, la jurisdicción de Estados Unidos son bloqueadas. Adicionalmente, si no están autorizadas por una licencia general o específica emitida por la OFAC, las personas estadounidenses tienen prohibido participar en transacciones con estas personas extranjeras o con entidades en las que ellas tengan, directa o indirectamente, un 50% o más de interés accionario.

Especialistas consideraron que Estados Unidos podría imponer sanciones a México, no obstante, vaticinan que sea poco probable por las circunstancias de emergencia que impone la pandemia.

“Una interpretación beligerante, que llevaría a una seria crisis internacional y que en este momento parece altamente improbable tanto en términos de política interior como exterior, sería la aplicación de la orden ejecutiva 13818 de Donald Trump, es posible pero muy improbable”, opinó Juan Carlos Barrón, investigador y Secretario Académico del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM.

El embajador Eduardo Roldán puntualizó: “De acuerdo con la ley norteamericana, es muy explícita la que aprobó el Congreso cuando aplicó el embargo, el embargo a toda relación comercial con Cuba. Teóricamente si puede, pero en la práctica todo depende de hasta dónde quiera llegar Estados Unidos. No es bloqueo es embargo”. 

geopolitica@eleconomista.mx