Aplazar un año el estudio de una carrera ocasiona pérdidas de sueldo promedio de 96,500 pesos para un estudiante, según datos de la última Encuesta de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

No haber conseguido un lugar en una universidad pública, tener dificultades económicas o no contar con los recursos para ingresar a una universidad privada son sólo algunas de las razones que pueden terminar aplazando indefinidamente la formación universitaria de miles de jóvenes, situación que impacta de manera importante en su futuro, tanto personal como profesional , indicó la Universidad Tecnológica de México (Unitec).

Mediante un comunicado, la universidad explicó que al verse frente a estos obstáculos, muchos jóvenes optan por tomar un semestre o año sabático, lo cual puede tener consecuencias mayores a las que se consideran al tomar esa decisión.

Según datos del Inegi, el costo de esperar un año para estudiar una carrera es de 96,500 pesos en cuanto a sueldo no recibido durante ese tiempo; pero si se hace una proyección a valor futuro, esta cifra incrementa de manera importante, pues se muestra que la diferencia acumulada en 30 años puede llegar incluso hasta 1 millón 730,000 pesos , indicó la institución.

Un egresado de licenciatura gana en promedio dos veces más que quien sólo terminó la preparatoria, por ello es imperativo hacer notar que concluir una licenciatura o ingeniería trae consigo beneficios económicos tangibles. Sin embargo, hay jóvenes que deciden aplazar sus estudios creyendo que un año sabático no traerá consigo mucha diferencia, sin considerar que también hay muchas oportunidades que podrían estar perdiendo al tomar esa decisión , comentó Israel Magariño, director de Ingresos de la Unitec.

Sin embargo, no todos los jóvenes que postergan sus estudios lo hacen por gusto. En muchos casos, circunstancias fuera de su alcance, tanto económicas como personales o familiares, hacen que interrumpan su desarrollo académico.

Ante este panorama, en la actualidad existe una gran variedad de opciones que pueden ayudar a los jóvenes a continuar con su desarrollo universitario; muchas instituciones educativas ofrecen carreras ejecutivas que se adaptan con mayor flexibilidad a los horarios de estudiantes que trabajan, e incluso existen planes de financiamiento y opciones de becas, todo con el fin de que los alumnos puedan tener acceso a una carrera universitaria.