Si por algún motivo tiene un mal historial crediticio o simplemente busca generar uno, pero no dispone un crédito para generarlo, las tarjetas de crédito garantizadas son una opción viable para ambos perfiles de usuarios, siempre y cuando sea consciente de su funcionamiento y, sobre todo, de sus comisiones.

(Su funcionamiento) consiste en que una persona deposite, en una cuenta de débito del banco, 4,000 pesos, por ejemplo, y sobre este monto estacionado en la cuenta se otorga una línea de crédito proporcional, de 8,000 pesos (en este ejemplo), pero nunca se puede sacar la garantía de esa cuenta. En el peor de los casos, lo máximo que el banco puede perder son los 4,000 pesos de garantía , señaló Freddy Domínguez, cofundador de ComparaGuru.com.

Una tarjeta garantizada se encuentra respaldada por el dinero que deposite en el banco, y en ocasiones el monto debe ser igual a la línea de crédito de la que quiere disponer, aunque hay quienes piden un poco más, refiere información de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Después de un periodo utilizando el plástico, y de mostrar buen comportamiento en sus pagos, el dinero le es rembolsado y puede volver a manejar una tarjeta de crédito sin garantía.

No obstante, ser incumplido en los pagos tiene su costo, advierte la comisión, y uno de ellos es la garantía, pues debe dejar depositada indefinidamente en el banco una cantidad de dinero por la que no obtiene ningún beneficio financiero; otro es la tasa de interés que debe pagar por manejar una tarjeta garantizada, en caso de utilizarla como crédito revolvente, que suele ser más elevada que la de cualquier otro tipo de tarjeta de crédito.

Una tarjeta garantizada también es una opción para quien aún no tiene un historial crediticio. Un buen manejo de la tarjeta le ayudará a construir un buen historial y le facilitará el acceso a otro tipo de créditos más importantes en términos de creación de riqueza , añade la Condusef.

Sólo para totaleros

A pesar de que autoridades y entidades financieras recomiendan pagar siempre los saldos totales de la tarjeta de crédito, la necesidad de ser totalero es mayor cuando se trata de plásticos con un Costo Anual Total (CAT) elevado, pues mientras más tiempo le tome pagar, y menos aporte a sus saldos del mes, mayor será la deuda.

(Las tarjetas garantizadas) son más caras que la tarjeta de crédito promedio, porque va dirigida a un segmento que conlleva un riesgo más alto, por lo que el banco debe cubrir su exposición al riesgo mediante una garantía , dijo Domínguez.

Mientras las tarjetas de crédito clásicas en el mercado tienen un CAT que oscila entre 25 y 35% en promedio y existen varias opciones sin anualidad, hay tarjetas de crédito garantizadas cuyo costo anual total va de 30 a 60%, con anualidades por arriba de los 600 pesos.

Son pocas las entidades que manejan este tipo de productos, siendo Scotiabank, Banco del Bajío y Banco Azteca las únicas entidades financieras en el país, algo que el directivo de ComparaGuru.com lamentó, pues es una buena manera para que personas frecuentemente excluidas del mercado crediticio puedan acceder a un financiamiento, y sobre todo a crear o sanear su historial.

Por ello, el especialista dijo que las tarjetas garantizadas si bien son una mejor opción para generar historial crediticio que las departamentales, son un producto financiero que se debe manejar con gran responsabilidad, para no ser sujeto de altas comisiones ni afectar aun más su currículum de pagos.

[email protected]