Las vacaciones de verano ya iniciaron y, si está pensando en salir con su familia e ir a disfrutar de algún destino turístico, es importante que tome en cuenta antes su situación financiera para evitar adquirir nuevas deudas ya que, recuerde que, una vez terminado este periodo, inicia el regreso a clases, el cual puede generar múltiples gastos.

Sus vacaciones son más que merecidas; sin embargo no vale la pena sacrificar su tranquilidad de los meses posteriores a éstas por no haber planeado sus finanzas.

En reiteradas ocasiones, Juan Pablo Zorrilla, director general de Resuelve tu Deuda, ha señalado que para obtener unas vacaciones libres de deudas es importante realizar un presupuesto, ya que con éste podrá saber exactamente cuánto puede gastar y así evitar recurrir al crédito. Recomendó evitar comprar por impulso y adquirir sólo lo que esté al alcance de su capacidad de pago.

“A pesar de que es un periodo que está año con año marcado en el calendario, la falta de planeación es la principal razón por la cual podemos caer en errores financieros, es decir, comprar hospedaje y vuelos a la última hora. Hay quienes quieren salir, pero no cuentan con lo anterior y mucho menos un presupuesto. Otra razón es la de siempre: utilizar la tarjeta de crédito como si fuera dinero extra”, refirió.

Por su parte, Ferratum Group, empresa especializada en préstamos en línea, reportó hace poco que los mexicanos se ubican en el top mundial de consumidores que más gastarán durante las actividades y vacaciones del verano; con un promedio de 60.3% de sus ingresos del hogar.

El informe Barómetro Internacional de Verano 2018 detalló que 29% de los encuestados en México contestó que gastarán en promedio 4,000 pesos en las próximas vacaciones, 6% indicó que el gasto rondará entre 16,000 y 20,000 pesos y sólo 1% dijo que gastará más de 40,000 pesos.

Por su parte, el director general de la reparadora de crédito recordó que durante el año existen gastos que se pueden programar, sólo basta con saber exactamente las fechas en las cuales se realizará el desembolso. Dos de éstos son: las vacaciones y el regreso a clases.

El año pasado, las familias mexicanas destinaron entre 2,500 a 3,000 pesos por hijo para comprar la lista de útiles. De acuerdo con la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, las familias tienen un promedio de dos a tres hijos en edad escolar, lo que aumenta los gastos en esta temporada. Es decir, tendría que destinar entre 7,500 a 9,000 pesos en esa temporada.

Por tal motivo, es importante que considere qué tan factible es salir en esta temporada o cambiar el destino para evitar problemas financieros cuando regresen los más pequeños a las aulas.

Zorrilla consideró que una buena forma de aprovechar estos días sin poner en riesgo la economía familiar e impulsar el comercio local es disfrutar de lo que ofrece la ciudad.

Recordó que la Ciudad de México es una de las urbes con mayor cantidad de museos en el mundo; en los más de 170 recintos podrá encontrar exposiciones de arte e historia, hasta de ciencia, cultura popular y para público infantil.

Si usa su tarjeta, evite ser víctima de fraude

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros indicó que si en temporadas vacacionales utiliza sus tarjetas de crédito o débito, es importante conocer qué hacer para evitar ser víctima de fraude y no tener una mala experiencia que afecte su bolsillo.

Recordó que durante el año pasado se registraron 6.4 millones de reclamaciones por un posible fraude con tarjeta de crédito o débito, de éstas, 32% se originó en una terminal punto de venta.

“Le recordamos que los fraudes que se presentan con mayor frecuencia en TPV son skimming (clonación de tarjeta): pequeño dispositivo para copiar y robar datos de la banda magnética de las tarjetas. Esa información se coloca sobre una tarjeta falsificada y se utiliza para hacer compras fraudulentas”, explicó.

Asimismo, los delincuentes copian sus datos al momento de pasar su tarjeta, es decir, recolectan de manera manual, apuntan los 16 dígitos del plástico, fecha de vencimiento y el código de seguridad así como el nombre del titular.

La dependencia recomienda que, cuando acuda a restaurantes o comercios, solicite que le lleven la TPV al momento de pagar para hacer la operación.

“No pierda de vista su tarjeta al firmar el váucher y guárdelo para posteriores reclamaciones, en caso de alguna anomalía. No permita que deslicen más de dos veces su plástico por la terminal electrónica, a menos de que la primera vez haya sido rechazada o el sistema haya estado fuera de línea (pida siempre el comprobante impreso por cualquier aclaración posterior)”, indicó.

Recuerde que es importante llevar consigo los teléfonos de emergencia de su banco para reportar, si llegara a suceder, el extravío de su plástico.