Empeñar algún artículo, joya o alhaja siempre será un recurso que utilizará en caso de emergencia o bien, por la rapidez que algunas casas de empeño brindan a la hora de financiar los artículos que deje en garantía; esto se refleja con algunos datos que BBVA Research arrojó sobre la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF 2018), en el apartado de crédito informal, donde refiere que de aquellos mexicanos que demandaron crédito, 70.2% se financió total o parcialmente de manera informal.

Esto se relaciona debido a que, en el glosario de la ENIF 2018 se define a este tipo de crédito (informal) como los préstamos que se realizan entre particulares o entre éstos con instituciones de empeño que, en estricto sentido, no son instituciones financieras, sino prestadores de servicios que facilitan el dinero a cambio de dejar en garantía un bien o tener un aval solidario.

En línea con lo anterior, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) detalló que, si empeña una prenda y no paga en tiempo y forma el préstamo que le fue otorgado por la misma, la casa de empeño tiene el derecho de comercializarla, sin embargo, todo no está perdido ya que, si eso sucede, puede recuperar algo de dinero.

“Si no pudo refrendar o desempeñar su prenda y ésta fue vendida por la casa de empeño, existe la posibilidad de que recupere dinero, siendo acreedor a un remanente”, expuso la Profeco.

En línea con lo anterior, añadió que el remanente se refiere a la cantidad de dinero que puede recibir el consumidor luego de haber perdido la oportunidad de refrendar o desempeñar su prenda y que, al ser vendida en el periodo de comercialización tuvo un excedente.

“Es decir, que el precio de venta es mayor al monto del préstamo, intereses, costos y comisiones que se hayan generado. Dicho excedente es una utilidad conocida también como demasía que le pertenece al consumidor”, agregó.

¿Cuándo aplica o en qué momento se da?

La Profeco destacó que, si el pago del refrendo o desempeño no se realizó dentro del plazo pactado en el contrato de mutuo interés y garantía prendaria, “el bien entregado en prenda, se comercializa, por lo que se puede presentar la hipótesis de que, una vez, vendida la prenda, el monto de su venta rebase el del préstamo otorgado, los intereses y las comisiones generadas, por consiguiente, la casa de empeño se encuentra obligada a entregar el remanente o demasía”.

Respecto a cómo se calcula el remanente o demasía, la Profeco indicó que en ocasiones, dependiendo de la prenda que se empeñó es como se calcula el remanente; a ello hay que recordar que otro elemento a considerar es el excedente que se haya generado.

Ejemplificó que si dejó empeñada una pantalla y ésta fue valuada en 10,000 pesos en la casa de empeño, la institución pudo prestar 5,000 pesos. Añadió que, si por motivos de falta de pago en refrendo o desempeño, el artículo es vendido en 9,000 pesos, es ahí cuando deberá estar atento a la demasía que podrá recibir. Continuó el ejemplo, mencionando que en el entendido de que le hayan sido cobrados 1,000 pesos por conceptos de intereses y comisiones generadas por el empeño, la persona que llevó la prenda a la institución podrá recibir hasta 3,000 pesos por concepto de remanente.

Y lo importante, ¿cómo lo recupero?

Sobre el proceso para recuperar una demasía, la Profeco indicó que a través de tres pasos podrá recibir por parte de la casa de empeño la cantidad correspondiente a dicho remanente.

En primer lugar, la procuraduría mencionó que, una vez pasado el plazo de referendo o desempeño de la prenda, es importante verificar en el contrato la fecha de comercialización y el periodo para recuperar el remanente.

En segundo lugar, tendrá que acudir a la institución a consultar si su prenda ya fue vendida y si se generó saldo a su favor; para ello es importante que lleve consigo su contrato así como una identificación oficial.

Finalmente, la Profeco refirió que si se generó saldo a su favor, la casa de empeño deberá entregar el remanente o demasía en efectivo.

“El remanente debe estar a disposición del consumidor hasta por un año”, refirió.

Es importante que al momento de acudir a realizar algún empeño, tome en cuenta que existe una regulación que protege sus derechos como consumidor donde se establece que “en el contrato se debe proporcionar la información completa sobre la fecha de inicio de comercialización de la prenda no desempeñada, así como el plazo para recuperar, en su caso, el remanente”.

[email protected]