La llegada del coronavirus tuvo un impacto en la vida de las personas dentro de sus actividades rutinarias, y en lugar de hacer largas filas en el supermercado o en las ventanillas de los bancos, algunos optaron por migrar a lo digital, y en este sentido, el comercio electrónico ha tenido gran impacto en esta coyuntura.

El crecimiento de este sector ya venía en aumento; de acuerdo con el Banco de México (Banxico), de enero a septiembre del 2019, los pagos en comercios electrónicos representaron 11.7% del total de los pagos.

Una compra exitosa no sólo depende de encontrar ofertas o promociones que existen en los diversos establecimientos en línea, sino también saber si ésta es necesaria e incluso si el sitio en donde se piensa adquirir es seguro.

En este sentido, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recordó la importancia de considerar diversos elementos antes, durante y después de la compra que realice con el propósito de tener la información necesaria y hacer una compra razonada e incluso evitar ser víctima de algún tipo de fraude.

“En México, el delito de robo de identidad va en aumento. Comúnmente, se usa de manera ilegal para abrir cuentas de crédito, contratar líneas telefónicas, seguros de vida, realizar compras e incluso, en algunos casos, para el cobro de seguros de salud, vida y pensiones”, alertó.

Ya sea con tarjeta de crédito, cuentas de depósito o medios alternativos de pago como tarjetas digitales, de prepago, departamentales o plataformas como PayPal o Mercado Pago será esencial que verifique el sitio o comercio virtual cumpla con los elementos de seguridad para que la compra sea segura así como tomar en cuenta las recomendaciones que la Condusef realiza a la hora de comprar por Internet, entre las que destaca no guardar contraseñas en equipos y redes públicas.

“A fin de mejorar los mecanismos de seguridad en comercio electrónico, actualmente se están desarrollando nuevas herramientas por parte de los titulares de marca: Visa, Mastercard, American Express, entre otros. Estos servicios los ponen a disposición de sus clientes respectivos, los bancos emisores y los bancos adquirentes que dan el servicio de recepción de pagos con tarjetas a los comercios”, refiere la comisión.

Protección nacional e internacional

Es importante recordar que, en caso de tener algún inconveniente con la forma de pago que utilice al momento de comprar por Internet, la Condusef podrá asesorar o ayudar en caso de presentar problemas con su banco o intermediario financiero, como un cargo doble o no reconocido.

Por otro lado, sus derechos como consumidor están protegidos por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), por lo que al presentar un problema con una tienda o comercio virtual, podrá recurrir a esta dependencia donde recibirá la orientación necesaria para resolver los inconvenientes que surjan; incluso a través de su herramienta Monitoreo de Tiendas Virtuales tiene la posibilidad de revisar si los proveedores que realizan transacciones por medio del comercio digital cumplen con las disposiciones establecidas en la ley.

La Profeco emitirá este año un sello digital donde los consumidores podrán revisar que los proveedores cumplan con el marco legal y el respeto a los derechos del consumidor. Eso no es todo, por el plano internacional también se han realizado esfuerzos para garantizar la protección al consumidor en línea, para ello la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos elaboró las Directrices para la Protección de los Consumidores en el Contexto del Comercio Electrónico, de modo que si el problema es con un proveedor cuyo domicilio se encuentra en el extranjero podrá visitar el sitio www.econsumer.gov/ y reportar su queja.

[email protected]