El cáncer se encuentra entre las cinco principales causas de muerte en nuestro país. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), durante el 2020 se registraron poco más de 90,000 fallecimientos relacionados a tumores malignos, de los cuales más de la mitad corresponden a mujeres.

Una vez que es diagnosticada esta enfermedad, el tratamiento puede durar varios meses, o incluso años, y esto significa una inversión importante para el paciente y su familia, al punto de poner en riesgo el patrimonio por atender este terrible mal. 

El costo promedio anual para enfrentar al cáncer de mama es de alrededor de 200,000 pesos; los cuales engloban tratamiento, estudios y consultas, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pero esta cifra puede aumentar si el tratamiento se lleva a cabo en una institución médica privada.

En el marco del Día internacional de la lucha contra el cáncer de mamá, la prevención oportuna juega un papel fundamental así como contar con un respaldo financiero para hacer frente a todos los gastos que conlleva el tratamiento y medicinas.

Una opción que existe en el mercado son los seguros contra cáncer, una póliza que indemniza al paciente en caso de ser diagnosticado con un tumor.

Como cualquier otro producto, es importante revisar las sumas aseguradas que ofrecen las aseguradoras antes de decidir contratar esta protección.

La aseguradora Chubb define la póliza de cáncer como un producto de salud complementario que ofrece una indemnización específica en caso de que el asegurado sea diagnosticado con esta enfermedad.

Felipe Ramírez, director técnico de la compañía de Seguros Mapfre México, explicó que al momento del diagnóstico la aseguradora entrega 100% de la suma asegurada al cliente y éste decidirá cómo usarlo.

“Una vez que al asegurado se le diagnostica este padecimiento con un estudio médico, se le paga la suma asegurada y con esta indemnización será libre de pagar el tratamiento en dónde él decida”, aseguró.

Para el especialista, este producto representa una alternativa para aquellas personas que no pueden pagar una póliza de Gastos Médicos Mayores, o bien, como un complemento para quien cuenta con algún tipo de protección médica, ya sea pública o privada.

Una vez que se le detecte esta enfermedad al asegurado, lo mejor es avisar cuanto antes a la compañía para que ésta le entregue los recursos, inicie el tratamiento y así frenar el avance del padecimiento.

Revise las asistencias y la suma asegurada

En el mercado existe una gran oferta de pólizas contra cáncer por lo que siempre es recomendable cotizar las diferentes opciones, comparar costos, condiciones, sumas aseguradas y exclusiones.

Entre los puntos más importantes al decidir contratar un seguro de este tipo está el monto de la indemnización y los beneficios, ya que cada empresa ofrece diferentes servicios.

Respecto a la indemnización, ésta varía de acuerdo con cada compañía y se pueden encontrar sumas desde 200,000 hasta un millón de pesos; mientras que el costo de la póliza se encuentra en rangos desde 1,100 hasta 5,600 pesos anuales.

Sobre las exclusiones, el directivo de Mapfre señaló que de manera general los únicos tipos de tumores que se encuentran excluidos son cáncer de piel y cervicouterino en la Etapa 1; mientras que los otros tipos de tumoraciones están cubiertos.

Adicionalmente, resaltó que algunas compañías tienen un periodo de espera para acceder a la suma o protección del seguro, por lo que durante este tiempo no se puede hacer la reclamación.

Otro punto a considerar en este tipo de póliza es la edad del contratante. Al respecto, Ramírez apuntó que depende mucho de cada aseguradora, ya que algunas solamente cubren a mayores de edad; mientras que otras aceptan menores desde recién nacidos, como el caso de Mapfre. 

“En el caso de menores es la misma cobertura, se puede contratar una póliza a un recién nacido con las características”, indicó.

montserrat.galvan@eleconomista.mx