(Cuarta parte de seis)

Siempre digo que invertir no es lo mismo que especular. Como ya hemos visto en esta serie de artículos: debemos enfocarnos en nuestro objetivo, en nuestro horizonte de inversión y en controlar o manejar nuestro riesgo. La idea es buscar un portafolio tal que, sin exceder nuestra tolerancia al riesgo (la volatilidad que podemos asumir), busque maximizar el rendimiento potencial. De eso se trata la diversificación.

Ahora bien, tenemos también que entender que el rendimiento de nuestro portafolio lo debemos comparar con un benchmark, para saber si nos fue bien o mal. En otras palabras, si nuestro portafolio ganó 15% el año pasado, podríamos asumir que nos fue de maravilla en términos absolutos. Sin embargo, si se trataba de un portafolio invertido completamente en acciones de la Bolsa Mexicana de Valores y el Índice de Precios y Cotizaciones ganó 40%, entonces el desempeño de nuestro portafolio fue mediocre. Asumimos un riesgo similar pero tuvimos un rendimiento significativamente menor.

De hecho, son muy pocos los gestores de inversión que logran ganarle de manera consistente a su benchmark. En México los fondos de inversión que invierten en Bolsa y logran ganarle al índice de manera regular se pueden contar con los dedos de una mano. Claro: un año se puede tener suerte, incluso dos años. Pero hacerlo de manera regular, en periodos de tres, cinco, 10 o más años, muy pocos lo logran. Esto nos lleva a la siguiente regla:

Regla 5. No trates de ganarle al mercado.

Se ha comprobado que los instrumentos indizados de bajo costo (el costo es otro aspecto fundamental del cual hablaremos en esta serie) en el largo plazo generan rendimientos más altos y más consistentes que los instrumentos (fondos de inversión, por ejemplo) que tienen un manejo activo, es decir, que tratan de ganarle al mercado.

Como ya mencioné: las estadísticas demuestran que más de 80% de los fondos manejados por expertos, instituciones que tienen enormes equipos de análisis, no logran ganarle a su benchmark de manera consistente, tanto en países desarrollados como en México. En otras palabras, no logran generar los rendimientos esperados e incurren en riesgos adicionales.

Por eso mismo hay una gran cantidad de inversionistas en el mundo, entre ellos Warren Buffet (quien es sin duda una leyenda viviente y quizá el inversionista más exitoso de la historia), que recomiendan a la mayoría de la gente invertir en instrumentos que replican índices, es decir, aquellos que generan rendimientos muy similares a su benchmark. Eso quita una incertidumbre y reduce el riesgo.

Regla 6. No trates de buscar el momento ideal para invertir.

Frecuentemente recibo correos de personas que me preguntan: ¿Recomiendas invertir en este contexto? , ¿crees que sea bueno migrar ahora a instrumentos más conservadores? , ¿piensas que el Brexit o Trump puedan afectar mi ahorro para el retiro? .

Como ya mencioné: hay que enfocarnos en nuestro objetivo y no en lo que está pasando. Si estamos invirtiendo para nuestro retiro, por ejemplo, con un horizonte de inversión de 25 años, en ese periodo habrá por lo menos seis elecciones en Estados Unidos, cuatro en México, y muchas más en otras partes del mundo. Habrá ciclos de alzas fuertes pero también periodos significativos de crisis que producirán bajas muy agresivas en los mercados financieros. Sin duda alguna.

La gente que trata de entrar y salir del mercado por lo general se equivoca y logra un desempeño muy inferior a los que invierten de manera constante y disciplinada. Pero además incrementan de manera importante sus costos (hay siempre una comisión por compra y venta en los mercados financieros).

Hacer esto también incrementa el riesgo de manera significativa: cada decisión implica un riesgo de equivocarnos. Nadie sabe lo que va a pasar en el futuro, ni los analistas más especializados leen todas las señales correctamente. Además, aun con herramientas de análisis técnico, la toma de decisiones se convierte en un juego de probabilidades.

Sin embargo, sí hay herramientas probadas que pueden ayudarnos a disminuir el riesgo si las aplicamos de manera consistente y con una disciplina férrea. Hay estrategias de momentum que hoy en día están muy de moda. Hay herramientas de promedio móvil ideal, que nos ayudan a detectar posibles cambios de tendencia y reaccionar a tiempo antes de que las cosas se pongan peores. Sin embargo, en periodos de lateralidad es decir, cuando no hay una tendencia definida en los mercados estas herramientas generan una gran cantidad de señales falsas.

La diferencia es que no tratan de encontrar un momento ideal, sino simplemente detectar posibles cambios de tendencia, buscando de esta manera disminuir el riesgo de quedarnos dentro del mercado en los peores momentos.

Sin embargo, como ya mencioné, su uso requiere una enorme disciplina, es decir, tenemos que estar al pendiente de los mercados de manera diaria. Por otro lado, no son infalibles, eso hay que tenerlo muy en cuenta.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas