Existen muchos mitos alrededor del gas natural y el gas licuado de petróleo (LP), que si es más caro, que no se detecta en caso de fuga, que contamina menos, etcétera, pero ¿cuáles de esos rumores son ciertos?

Las principales diferencias entre ambos son la forma en que son transportados, su eficiencia energética y costo.

De acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE), ambos pueden usarse de forma similar en casa, por ejemplo para cocinar o calentar agua para bañarse; sin embargo, el gas natural emite menos contaminantes, es decir, tiene una flama más limpia.

Con respecto a precios la diferencia puede ser relativa, ya que el gas LP tiene subsidio, mientras que el gas natural se rige por los precios internacionales, sin embargo, de acuerdo con la CRE, a la larga el gas natural puede ser más económico debido a que se distribuye por vía subterránea, mientras el LP, en cilindros.

El gas natural se cobra por metro cúbico y varía según el precio del dólar. Por ejemplo, de septiembre a noviembre de este año el promedio fue de 4.42 pesos por m3 , explican en Gas Natural.

Haciendo cuentas, podemos decir que, de entrada, el gas natural sí es más económico que el LP de acuerdo con esta cuenta: si una persona compra al mes un cilindro de 20 kg de gas LP a un precio de 195 pesos, la equivalencia por la misma cantidad de gas natural es de 27 m3 a un costo de 120 pesos. Es decir, el ahorro mensual con gas natural es de 75 pesos, casi 40% más, pero a la factura del gas natural también tiene que agregarle costos adicionales como la renta del servicio equivalente a 70.60 pesos al bimestre más IVA.

¿Cambiar o no cambiar?

Si decide cambiar de servicio de gas posiblemente tenga que pagar para instalar tuberías de distribución.

No obstante, la CRE considera que no es necesario cambiar las tuberías de la casa, en todo caso sólo se requiere interconectar dichas tuberías a la red de distribución de gas natural o al tanque de gas LP, según sea el caso.

Adicionalmente, técnicos especializados tienen que ajustar las espreas de los aparatos de consumo como el boiler o la estufa para que den una combustión apropiada.

Este servicio le costará 305 pesos en promedio con una empresa de gas natural. De hecho, esto es parte del mantenimiento normal que se debe dar tanto a las instalaciones de gas natural como de gas LP al menos cada seis meses.

Por otra parte, si decide comprar gas natural debe solicitar que calibren sus medidores, de esta forma se asegura de estar consumiendo y pagando sólo por lo justo.

Para instalar gas natural primero debe saber si en su colonia se distribuye el servicio, ya que se hace a través de tuberías subterráneas.

Si es su caso, deberá pagar el costo de la instalación, el cual va de 2,000 a 4,000 pesos dependiendo del presupuesto que haga el técnico de la empresa y la cantidad de tubería que necesite , dijo Iván, vendedor de Gas Natural.

Por otra parte, si usted llega a una casa donde ya hay instalación de gas natural deberá pagar una recontratación, que va de 2,600 a 3,100 pesos, además de la deuda del inquilino anterior.

Según datos de la Profeco, el gas LP es la principal alternativa de combustible en nuestro país, ya que llega a más de 90 millones de mexicanos a través del uso doméstico.

Como agua y aceite

De acuerdo con el Departamento de Energía de EU, el gas LP es más pesado que el aire y que el gas natural. En caso de fuga, ambos representan un riesgo en grandes cantidades si hay una ignición, sin embargo, como el gas LP es más pesado tiende a irse al subsuelo, por lo que su riesgo de explosión es mayor.

En cuanto a consumo, el LP da más energía por unidad de volumen que el gas natural. El calor se mide en unidades BTU o unidades térmicas británicas.

El gas LP da aproximadamente 2,500 BTU por el mismo volumen de gas natural y que sólo da 1,000 BTU. Otro de los grandes mitos es que el gas natural no huele, por lo que no es detectable en caso de fuga. Al respecto, la CRE informa que por ley ambos gases deben ser odorizados, con el fin de que sean identificables en caso de fuga.

[email protected]