¿Qué factores influyen en las estrategias de inversión del ahorro para el retiro?

Todo tipo de inversión está expuesta a los factores inherentes a los mercados financieros. Éstos pueden ser cuantificados y monitoreados para generar estrategias que ayuden a mitigar sus efectos. Dichos factores se pueden clasificar en:

  1. Factores de mercado: cambios en los precios o tasas de interés vinculados a los activos que integran un portafolio de inversión, provocando fluctuaciones de corto plazo en el valor del portafolio.
  2. Calidad crediticia: probabilidad de incumplimiento en las obligaciones de un emisor o contraparte con la que se realizan operaciones. Cuando se piensa en factores de crédito, se consideran horizontes de tiempo mayores a un año.
  3. Liquidez: los problemas de liquidez en un portafolio de inversiones pueden generar pérdidas por la venta anticipada o forzosa de instrumentos a descuentos inusuales para hacer frente a obligaciones.

¿Cómo hacen frente las siefores a los factores de mercado, crédito y liquidez?

Si bien no se puede eliminar completamente la exposición a estos factores, sus efectos pueden ser mitigados. Una manera de hacer frente a la incertidumbre de desconocer qué instrumentos ofrecerán un rendimiento bueno o malo es mediante la diversificación. Diversificar significa seleccionar inversiones en sectores diferentes, mercados en diferentes latitudes, compañías de diferentes tamaños, así como bonos con plazos y emisores diferentes.

La diversificación es el equivalente del antiguo refrán que dice: No ponga todos los huevos en la misma canasta , y permite aprovechar al máximo los cambios en la economía, así como protegerse contra las caídas de mercados.

¿Cómo se logra la diversificación?

Al diversificar una inversión es tan importante conocer los valores que ya se poseen como los que se considera añadir. Utilizando un ejemplo, supongamos que un portafolio de inversión está integrado exclusivamente por acciones de la compañía A, entonces en caso de que A tuviera pérdidas, el portafolio perdería valor en la misma magnitud que las acciones de dicha compañía.

En cambio, si se estructura el portafolio con acciones de las compañías A, B, M y Z, que son empresas de diferentes mercados y sectores económicos, es poco probable que estas acciones pierdan valor en la misma magnitud, en un mismo momento. Con ello se limitan las pérdidas del portafolio. Hay que mencionar que limitar la pérdida tiene un costo en rendimiento, ya que también se establecería un tope a las ganancias.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org