El Servicio de Administración Tributaria (SAT) e instituciones del sector empresarial han hecho labores en conjunto para fomentar la educación fiscal en México; sin embargo, gran parte de la población aún tiene desconocimiento sobre el tema.

Entre los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México tiene menos ingresos tributarios como proporción de su Producto Interno Bruto (PIB) que otros países, al contar con una tasa de 19.8 por ciento. La media entre estas naciones es de 34.4 por ciento.

Expertos indicaron que la falta de cultura en temas fiscales se debe a dos grandes problemas, uno de ellos es la desconfianza, ya que muchas personas (físicas y morales) no están dispuestas a pagar impuestos por el mal manejo que el gobierno le pueda da.

Al existir menos recaudación, hay menos dinero para generar bienes públicos como seguridad y pavimentación; al no contar con estos servicios, las personas creen que no se está haciendo nada con su dinero; por lo tanto no aportan y buscan evadir impuestos.

El otro problema es el desconocimiento, ya que la mayoría de la población tiene poco conocimiento acerca de los términos y obligaciones que a tributación se refiere.

Por mandato constitucional, todos los mexicanos tenemos derechos y obligaciones, uno de esos compromisos es contribuir al gasto público, ¿cómo hacemos esa contribución? Pues mediante a los impuestos , comentó María Concepción Samperio Becerril, integrante de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM).

Gran parte de la población en nuestro país desconoce algunas de las palabras claves dentro del ámbito fiscal. Yo creo que los conceptos básicos que tendríamos que conocer todos serían qué es el ingreso público y qué son las contribuciones , ya que al conocer esto, podremos saber cómo trabaja el sistema fiscal.

Además de los conceptos ya mencionados, la experta indicó que las personas deben saber qué es un delito federal de contribuyente, qué es el RFC y cómo funcionan las facturas electrónicas.

Según la integrante de la Comisión Fiscal del CCPM, saber estos conceptos beneficia a las personas directamente en sus finanzas, debido a que conocerá de manera exacta lo que pagará de impuestos y no desembolsará de más.

La experta reconoció que la clave está en trabajar con la población infantil y los jóvenes, ya que a esa edad se puede crear en ellos un civismo fiscal. Que desde niños sepan qué es una obligación y hay que hacerlo, ya que esto podrá hacer la diferencia en su momento , comentó.

Es indispensable tener talleres, cursos y pláticas en los diferentes niveles de educación para inculcar la cultura fiscal; de esta manera, tanto los alumnos como sus padres podrán entender a qué se destinan sus impuestos y la importancia.

Internet, una limitante

Por otro lado, la experta reconoció que la migración de comprobantes físicos a electrónicos ha sido muy complicada, debido a que en México la penetración de Internet no es como en otros países.

Explicó que las personas aún no aceptan incluir la tecnología en algunas tareas de su vida cotidiana, ya que piensan que su información podría ser robada o borrada.

Ha sido complicado (la migración digital), ya que no todo mundo tiene acceso a Internet y por otro lado tenemos la creencia de que papelito habla, entonces algunas personas si no ven el papel tienden a desconfiar (...) Todavía no aceptamos que envíen facturas por correo electrónico, siempre tenemos la duda de que se me va a borrar y quisiéramos tenerlo en papel. Sí ha costado trabajo, pero ante esto, el SAT ha establecido oficinas para que los causantes terminen sus procesos. Todavía nos falta mucho para asimilar esa práctica , comentó.

[email protected]