Las vacaciones están por llegar, lo que significa que los niños y jóvenes dejarán las aulas y estarán libres por lo menos durante ocho semanas, según el calendario de la Secretaría de Educación Pública. Debido a que en muchas familias ambos padres trabajan, hay que darse a la tarea de buscar quién cuide de los niños o adolescentes durante este tiempo. Para ello, los cursos de verano suelen ser una buena opción.

A través de diferentes actividades multidisciplinarias, que involucran a las artes, deportes, ciencias, naturaleza e incluso finanzas, los pequeños no sólo explotarán sus capacidades y socializarán con otros niños de su edad, también tendrán la oportunidad de realizar nuevas disciplinas que incluso los ayuden a definir su futuro.

“Las actividades permitirán, además de divertirse, formar una idea de lo que les pueda llamar la atención para desempeñar en el futuro”, de acuerdo con el sitio del Laboratorio de Experiencias Creativas Katapulta, taller multidisciplinario que opera todo el año, pero en esta época ofrece más actividades.

Estos cursos, que están pensados para niños de tres a 16 años, tienen la intención de crear una nueva forma de pensamiento por medio de diferentes mecánicas.

“Este tipo de programas buscan ser un espacio para la experimentación y la exploración del arte y la ciencia a través de actividades plásticas, sonoras, dancísticas, lúdicas y corporales en una atmósfera de creatividad y participación colectiva”, señaló el portal.

Otro aspecto, no menos importante y que debe considerarimportante a la hora de inscribir a los pequeños es que éstos realmente se sientan motivados por las actividades que van a realizar, ya que de otra manera, no las aprovecharán e incluso podrían frustarse, esto aplica para cualquier tipo de curso o actividad al que inscribamos a nuestros hijos.

“Hay que hacer énfasis en los procesos de autoconocimiento, para la toma de decisiones, que es un proceso fundamental, y es posible comenzar desde muy pequeños, por ello es importante que platiquen y conozcan los gustos de los pequeños para que durante la elección de actividades, las disfruten y se sientan seguros”, señaló Katapulta.

Para todos los bolsillos

La decisión que tome para inscribir a los pequeños dentro de un curso de verano también se ve influida por los costos. Cada curso tiene diferentes actividades o módulos en los que se requiere cubrir los gastos correspondientes.

Ya sea por semana o por toda la duración del curso, tiene la posibilidad de realizar el pago por la estancia del niño. Algunos incluyen alimentos o cobran un costo adicional, y en otros los pequeños deben traer un lunch desde casa.

Por ejemplo, existen cursos que, semanalmente sus precios rondan entre 400 y 1,500 pesos de acuerdo con las actividades que se realizan.

O bien, si cursará las semanas establecidas los precios van de 1,500 hasta 7,400 pesos, donde en hasta en cinco o seis semanas los niños acudirán a los diferentes centros donde se imparten las actividades.

Aunque estos precios varían, tiene la oportunidad de conseguir diferentes descuentos en los diferentes centros donde se llevan a cabo las actividades.

Muchos de estos descuentos se aplican cuando los padres inscriben a más de un niño al curso, esto también es una forma para que más personas puedan conocer las actividades que se imparten.

En prácticamente todas las alcaldías ofrecen cursos de verano, principalmente enfocados en actividades deportivas, recreativas, artísticas y culturales. Los costos varían, por ello se recomienda acercarse desde ahora a preguntar, ya que son de cupo limitado.

Finanzas para los mayores

Cuando se habla de finanzas, los jóvenes suelen huir de estos temas; sin embargo, no todo tiene que ser estrictamente rígido a la hora de aprender, por ello, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) pone su disposición el curso de Verano Financiero para jóvenes.

“La intención es transformar personas de manera positiva a través de programas de formación. El campo más fértil donde puedes sembrar nuevos conocimientos, habilidades, pero sobre todo actitudes es en las personas de edades más pequeñas o más jóvenes de la población”, comentó Gerardo Aparicio, director de la Escuela de la BMV.

De acuerdo con Aparicio, este curso busca dotar y acercar a los jóvenes herramientas que les permitan conocer la importancia del mercado de valores en México, todo, de una manera informal para hacerlo sencillo y divertido.

Este curso incluye visitas a cierto tipo de empresas que nos abren las puertas, con profesores o altos ejecutivos que vienen a conocerlos e impartir una serie de pláticas de manera muy informal para que se sientan a gusto”, mencionó.

El directivo destacó que el curso está pensado para jóvenes de 16 a 19 años y busca impulsarlos a que tomen decisiones fundamentales en su vida escolar como la elección de una escuela o carrera universitaria.

“Buscamos hacer un curso más integral, no sólo en la parte de información financiera, sino en todo lo que debe tener un profesional hoy en día, independientemente del enfoque financiero de una empresa o a otro tipo de actividades que no lo sean”, aseveró Aparicio.