La pandemia ha dejado como lección la importancia que tienen los seguros en la vida de las personas; ello como una opción que amortiguará los gastos que resulten de algún siniestro que llegue a presentar.

A mediados de junio, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) dijo que ante la coyuntura actual por el coronavirus se han pagado 367 millones de pesos por seguro de vida, donde el monto promedio fue de 249,186 pesos.

¿Cómo elegir un buen seguro?, ¿qué opciones debo tomar en cuenta? Aunque existen diversos productos que cuentan con una póliza que lo protegen por una cantidad mínima, muchas veces ésta es limitada o con ciertas exclusiones que no le garantizan una protección al 100%, sin embargo también existen alternativas en el mercado que le garantizan una suma asegurada considerable por una prima anual barata, lo que representa un gasto mínimo para su cartera y con la seguridad de estar protegido.

Para ello, Rolando Talamantes, experto en seguros y finanzas personales, refirió que  es importante considerar diversos elementos previos a su contratación como la edad, así como la asesoría que recibe por parte de un agente especializado.

“Los costos de un seguro de una persona menor de 30 años son muy económicos y accesibles; superando los 30, no es que sean caros, sino que las responsabilidades son mayores; normalmente una persona de 30 años de acuerdo a ciertos datos estadísticos nos arroja que ya está formando una familia, está creando patrimonio, obviamente tiene gastos que al considerar un seguro de vida, para algunos puede significar un gasto adicional”, dijo.

Además, consideró que pese a que algunos productos de este sector pueden contratarse de forma inmediata a través de plataformas digitales, la asesoría de un experto siempre será vital para disipar las dudas que existan respecto al seguro y que incluso, conlleven beneficios.

“Muchas veces desconocemos temas como los valores garantizados, el seguro saldado, seguro prorrogado, que son aspectos que vienen en la Ley del Contrato de Seguro y están enfocados a la parte de vida y les pueden servir mucho a los jóvenes para ir planificando incluso, cuando no puedan pagar un seguro o quieran rescatar la póliza”, aseveró el experto.

Elementos de prioridad

Se tiene la creencia de que al asegurarse, dejará un “salvavidas” a los suyos en caso de que llegue faltar, sin embargo el seguro de vida también lo puede amparar en caso de invalidez, accidente o enfermedad y con ello, protegerá sus finanzas al recibir una indemnización que cubrirá los gastos derivados de ello, hizo ver el especialista.

“Algo muy importante es considerar que el hecho de que no tengamos dependientes económicos en su momento, no quiere decir que no nos debamos asegurar, porque incluso ya una persona que trabaja y que es independiente, su principal persona por asegurar es él mismo en el sentido, de si yo caigo en una invalidez, tenga una cobertura que me indemnice para mantener mi calidad de vida. Esos son los factores que hoy, los jóvenes deben analizar”, comentó.

Buscar y comparar

Rolando Talamantes destacó que los seguros de vida son baratos comparados con los de auto, por lo que si sus finanzas son limitadas y en primera instancia busca una alternativa acorde a su presupuesto, el seguro básico estandarizado es una opción para iniciar en ese tipo de servicios.

“Es un producto creado precisamente para aquellos casos donde es difícil pagar una prima muy alta. Por ejemplo, una suma asegurada por 300,000 pesos  para un menor de 25 años le puede estar costando 250 pesos al año; realmente el costo es muy pequeño”, mencionó.

[email protected]