La venta de seguros vía telefónica conlleva varios riesgos, debido a que se confía a plenitud en que el agente telefónico emitirá la póliza que se está negociando. Esto lleva a que, en ocasiones, la adquisición no sea la que se acordó o que al usuario no se le explique a detalle las condiciones y exclusiones de la cobertura.

Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), una de las mayores garantías para las personas es poder cancelar la póliza en cualquier etapa de su proceso de contratación e incluso dentro del primer mes de vigencia de la póliza.

Esto llevó a que, durante el último semestre del 2017, las pólizas que fueron canceladas antes de las 48 horas de su confirmación con el promotor que hizo la llamada así como las efectuadas de manera voluntaria durante el primer mes de vigencia de la póliza y las no pagadas sumaron 201,444 casos.

“Lo anterior indica que la normativa vigente evitó que esas personas se quedaran con una póliza que finalmente no querían adquirir, siendo importante señalar que, comparado con el semestre anterior, hubo una reducción en el número de pólizas canceladas de 25,166. Con lo anterior, se muestra que las instituciones de seguros mejoraron sus protocolos en la venta de seguros por teléfono”, considera la dependencia en un comunicado.

Manténgase alerta durante la contratación

Para evitar contratar algo que no quería o una póliza que le explicaron a medias, la Condusef indica que el agente debe proporcionarle el nombre del seguro así como las coberturas y exclusiones que conlleva.

Además, es importante informarse sobre el costo y el medio de pago, ya que en algunas ocasiones los cargos son por domiciliación de tarjeta de crédito o nómina. De manera similar, se sugiere pedir el número de póliza o folio que formaliza el contrato.

Algunos agentes le pueden pedir que digite el folio, pero es importante que sepa que la institución tiene la obligación de enviarle inmediatamente un mensaje SMS o correo electrónico con el código de aceptación y la descripción del seguro, incluyendo sus exclusiones. De esta manera, tendrá una segunda oportunidad para pensar en su compra y, si así lo desea, cancelarla dentro del primer mes de vigencia.

En cuanto al trato con el agente, la comisión destaca que esta figura debe indicarle desde un inicio que se trata de una venta y no de un regalo o promoción.

“A veces con las prisas o los pendientes del día caemos en el juego, evite engancharse, recuerde que no le pueden condicionar la compra de algún producto financiero”, exhorta.

Además, al presentarse deben darle el nombre completo y la razón social de la institución financiera para la que trabajan y también le deben notificar de qué forma le harán llegar la póliza.

“Si no le proporcionan esta información, pídala. En caso de que no se la den o pongan demasiados pretextos, desconfíe de inmediato y por ningún motivo proporcione los datos de su tarjeta de crédito o débito”, refiere.

Según datos de la Condusef, de las 20 aseguradoras que colocaron productos a través de la venta por teléfono de julio a diciembre del 2017, se realizaron 20.2 millones de llamadas a los prospectos de clientes.

Sin embargo, el número de pólizas que lograron colocar fue de 1.2 millones, que corresponde a 5.9% de efectividad respecto del total de llamadas realizadas, es decir, de cada 100 intentos sólo se concretaron seis. Comparado con el semestre anterior, los datos indican que, aun cuando el número de llamadas aumentó 8.3%, las ventas disminuyeron 27.9 por ciento.

En cuanto a la colocación de pólizas vía telefónica, según la Condusef, la institución Patrimonial Inbursa encabeza el mayor número de colocaciones al vender 615,853 seguros, a la que le sigue Seguros BBVA Bancomer con 252,358 y ACE Seguros con 70,216, las cuales en conjunto participaron con 78.9% de este segmento de mercado, según datos del último semestre del 2017.

finanzaspersonales@eleconomista.com.mx