La irrupción de las nuevas tecnologías en diversas áreas ha facilitado la vida de las personas al tener acceso a diversos productos o servicios al alcance de una computadora o teléfono inteligente y en cuestión de minutos o segundos, y en el campo de las finanzas, no es la excepción.

En este sentido, las fintech se han convertido en una alternativa o complemento de los bancos tradicionales, sin embargo para este sector también existen retos que han detectado en el poco tiempo que ha pasado desde su lanzamiento.

Cristian Huertas, country manager de Bnext; Cristina Carvallo, cofundadora y chief of communication and culture de Crabi; Francisco Reyes, confundador y CEO de Mango Life y Diego González Montesino, director de Dinn, fueron enfáticos al decir que el sector fintech tiene la oportunidad de acercar a los mexicanos a diversos productos financieros sin embargo deben hacerlo de forma transparente, accesible y clara.

“Los usuarios cada vez se están volviendo más exigentes y esto es gracias a que los estamos sofisticando en temas de educación financiera, la gente se está dando cuenta de que ya puede empezar a exigirnos (...) necesitamos darle mayor información a los usuarios, necesitan tener en su poder el conocimiento de qué está haciendo con su dinero”, dijo González Montesinos.

Durante la mesa redonda virtual, ¿Qué Buscan los Mexicanos en las Fintech?, los expertos hablaron sobre cuatro ejes fundamentales que recaen sobre el sector: radiografía del perfil mexicano; servicios más solicitados en las fintech; cómo conquistar a nuevos usuarios y el futuro de las fintech.

Falta de educación financiera, enemiga de las fintech

El principal enemigo de las fintech es la falta de educación financiera, pues mientras en México, los usuarios piensan que con no tener deudas es suficiente para tener una buena relación con el dinero, en países como Estados Unidos, los clientes tienen deudas, seguros e invierten, lo que los convierte en una potencia en este tema.

El director de Dinn dijo que las empresas que registran mayor crecimiento son aquellas que a través de sus productos resuelven un problema inmediato, como por ejemplo un crédito; precisó que, si bien esto no es malo, refleja que los mexicanos usan los productos financieros sólo en caso de tener una problema o emergencia, y no para mejorar su calidad o condiciones de vida.

“Parte de una salud financiera es saber endeudarse, pero el camino de las fintech es picar piedra y convencer a la gente de que la salud financiera no solamente es no tener deudas. Lo que vemos en el entorno fintech, es que  cada quien desde su trinchera, está fortaleciendo la salud financiera de la gente a través de productos muy sencillos”, aseguró.

El principal reto de las tecnologías financieras, dijo, es ofrecer productos que ofrezcan una cultura de prevención y previsión, como un seguro.

El country manager de Bnext, señaló que muchos de los servicios que ofrecen estas plataformas es porque están regulados y eso le da certidumbre y confianza a los usuarios.

Accesibilidad, ahorro y claridad, claves

Los expertos coinciden en que, al ser productos financieros provenientes de canales tecnológicos, éstos deben responder rápidamente a las necesidades que tengan los usuarios, de igual forma deben de ser claros y que obtengan beneficios como descuentos o ahorro comparado con las instituciones tradicionales.

Por ello, el CEO de la insurtech Mango Life, destacó la parte del ahorro que pueden tener los usuarios a través de las plataformas.

“La salud en México es uno de los aspectos en donde más gastan las personas, de todo el dinero que entra a las instituciones de salud privada, 41% viene del bolsillo de los usuarios, es una locura comparado con el 20 o 30% de Latinoamérica y en Estados Unidos, cuando pasan cosas graves están poniendo de su dinero, eso significa que sí quieren atención privada, quieren productos accesibles que les ayuden a cubrir esas eventualidades”, explicó.

finanzas.personales@eleconomista.mx