Diciembre es un mes en donde las familias realizan más gastos, debido a las fiestas típicas de estas fechas. Desde la cena de Navidad, la de Año Nuevo, los regalos para los seres queridos, los festejos con amigos y un sinfín de gastos más que la gente realiza por la temporada decembrina.

Gastos pequeños, grandes o algunos hechos de emergencia pueden irse acumulando; si bien algunos usuarios sí llevan el registro de lo que han comprado, a veces son tantas las compras que se puede olvidar algunos detalles o costos no contemplados.

Para poder revisar todas las operaciones efectuadas, puede consultar su estado de cuenta, que es un documento oficial emitido por las entidades financieras y bancarias para saber todos los movimientos, actividades y montos a pagar en su tarjeta de crédito, regularmente se entrega de manera mensual.

Existen algunos términos o conceptos que aparecen en este documento con los que los usuarios no están tan familiarizados o no dominan a la perfección; es importante que los conozcan y sepan qué significan, además de que es recomendable que este reporte se revise periódicamente.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros aconseja revisar algunos términos para hacer un mejor uso de su crédito, como son la fecha límite de pago y la fecha de corte, el pago para no generar intereses y el pago mínimo, el límite de crédito y el saldo actual de la tarjeta, así como el CAT (Costo Anual Total).

Al revisar el estado de cuenta, el usuario debe considerar dos datos determinantes: la fecha de corte y la de pago. La primera se refiere al día en que el banco suma todos los pagos hechos con la tarjeta durante un periodo de 30 días, esta fecha siempre es la misma cada mes.

Mientras que la fecha de pago es el último día que tiene el usuario para pagar el adeudo, generalmente es 20 días después de la fecha de corte. Estos datos sirven para que haga cuentas de las compras hechas con su plástico.

Otro concepto a tomarse en cuenta es el pago mínimo, entendido como la cantidad mínima a pagar para conservar al corriente la línea de crédito; mientras que el pago para no generar intereses es la cantidad a saldar para que el banco no cobre más intereses al tarjetahabiente.

Un dato más a considerarse es el saldo y el límite de crédito. El saldo es el monto total que se adeuda con la entidad financiera y el límite de crédito se entiende como la cantidad total por la que se puede realizar consumos con la tarjeta.

La dependencia enfatiza que, al recibir o consultar el estado de cuenta de cualquier plástico, es aconsejable que verifique que la información sea la correcta y revisar que no cobren comisiones extras.

Conozca qué significan

Expertos en temas de finanzas personales señalaron que si bien los usuarios no deben dominar a la perfección los datos que vienen en el estado de cuenta, por lo menos deben saber qué significan.

Gerardo Obregón, director general de Prestadero, afirmó que un error clásico es confundir el pago mínimo con el pago para no generar intereses y expuso que, en caso de no entender algún y término, se consulte en internet.

“Es importante que los usuarios sepan qué significan algunos términos. Un conocimiento básico y muy elemental en este tipo de cosas puede ahorrar muchísimo dinero, porque al final, afectan en sus finanzas personales sí o sí”, sentenció.

Joel Cortés, director general de Kardmatch, explicó que este documento es un registro de los gastos hechos, el saldo a pagar, así como de las comisiones que cada uno de los bancos cobra en las tarjetas de crédito.

Destacó que siempre se debe revisar el pago para no generar intereses, ya que es la cantidad a saldar para que la entidad financiera no cobre más intereses, así como la tasa de interés que la institución cobra al cliente.

En el caso de aquellos usuarios que llevan mucho tiempo con su tarjeta, Cortés sugirió checar su estado de cuenta regularmente, ya que en muchas ocasiones se tienen cargos no reconocidos, de los cuales el usuario no se percata y que no coinciden con las compras hechas.

“Es un tema de estar revisando en qué estamos gastando el dinero, de analizar cuánto estamos gastando al mes y analizar tanto los gastos fijos como los innecesarios. Ésa es una de las ventajas del estado de cuenta, que se puede tener una idea de en qué se está gastando el dinero. Es también una herramienta de control que se complementa con otras herramientas que tienen los bancos como son las aletas”, aseguró.

Consúltelo en línea

Gracias a la digitalización, los especialistas afirmaron que ahora es más fácil acceder a través de diferentes plataformas a consultar toda la información relacionada con el uso de los plásticos.

Gerardo Obregón destacó que la ventaja de consultar en la banca móvil el reporte es que la actualización es en tiempo real.

“hoy en día, ya no es necesario recibir tu estado de cuenta para ver el estatus de cuenta. Muchos bancos cuentan con una aplicación o con una página de internet, en las cuales los usuarios pueden monitorear sus gastos e incluso se puede ver la fecha de corte, para que el usuario tenga el control para saber si puede liquidar o no su deuda”, expuso.

En tanto, Joel Cortés precisó que este documento ya es electrónico, mucha gente ya lo recibe por correo, lo que permite que la gente lo lea en cualquier momento sin esperar a que llegue físicamente y con algunos días de retraso.

“El tema de estado de cuenta que se imprime y que se envía ya es algo muy de décadas pasadas. Ahora, gracias a las aplicaciones, a la banca en línea y a la banca móvil, el usuario revisa el día y el monto que tiene que pagar y la gente ve cuánto está gastando dependiendo de la fecha de corte. El estado de cuenta impreso va a desaparecer en un futuro cercano”, dijo.