Ya sea por cuestiones laborales, viajes o simplemente personales, existe la posibilidad de que requiera cambiar algún tipo de divisa, para ello tiene la oportunidad de acudir a las llamadas casas de cambio, sociedades autorizadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y reguladas y supervisadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), estas entidades tienen como objetivo realizar con el público compra y venta de divisas, incluyendo las que se lleven a cabo mediante transferencia o transmisión de fondos, con el público dentro del territorio nacional.

Es común que en el aeropuerto encuentre diversas casas de cambio que le brindan dichos servicios sin embargo, existen otros factores que debe tomar en cuenta al momento de realizar algún cambio con divisas. Tal es el caso de la diferencia que existe entre las casas de cambio y los centros cambiarios.

Datos de la CNBV y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) arrojan que cuentan con información de ocho casas de cambio, de las cuales se tiene registro de operación y comportamiento dentro del sector financiero en México.

En el caso de las casas de cambio existen factores que sirven de base para elegir entre alguna de dichas entidades.

“Primero, obviamente, fijarse en el tipo de cambio, ya sea para venta o compra de la divisa. En este caso, la mejor recomendación son aquellas que se encuentran al interior de los aeropuertos, tanto por el tipo de cambio que ofrecen como porque algunas o la mayoría operan toda la noche”, destacó Mario Di Costanzo, expresidente de la Condusef.

Otro factor que debe tomar en cuenta es que las casas de cambio, al ser una entidad establecida, tienen la obligación de solicitarle su identificación a la hora de cambiar alguna divisa.

“Están obligadas a pedir identificación, sobre todo por la cuestión de prevención de lavado de dinero y desde luego son factores importantes, la casa de cambio está establecida, es decir, que no existen agentes externos cambiando divisas. Generalmente son aceptados el INE o el pasaporte”, dijo Di Costanzo.

El expresidente de la Condusef indicó que actualmente las operaciones se limitan a 5,000 dólares al día, por lo que también es un aspecto que debe considerar a la hora de acudir a uno de estos establecimientos.

“Cuando la operación es en efectivo se debe tomar en cuenta la cantidad de dólares que puedes cambiar diariamente, esto es 5,000 dólares, un límite que se tiene por motivos de lavado de dinero”, destacó.

Un elemento importante a la hora de realizar alguna operación de compra o venta de divisas es la comisión que la casa de cambio cobra por transacción, ya que a pesar de que algunas no cobran dicho servicio, el factor que debe considerar es el tipo de cambio que estas entidades le ofrecen.

Pequeña gran diferencia

Es importante que cuando piense en cambiar divisas, se percate de que tanto casas de cambio como centros cambiarios le brinden los mismos servicios, e incluso crear que ambas entidades son una misma; sin embargo, esto no es así, ya que, en el caso de los centros cambiarios, si bien no operan fuera de la ley, éstos no se encuentran supervisados por la CNBV.

Otra ventaja de acudir a una casa de cambio es que al ser entidades que se encuentran supervisadas, deben cumplir con ciertas especificaciones, como tener a la vista un distintivo que muestre que se encuentra dentro del padrón de la Condusef.

De acuerdo con Di Costanzo, si son casas de cambio, deben contar con un anuncio que indique que se encuentran dentro del Buró de Entidades Financieras, sitio de la Condusef que recopila la información de cada una de las entidades financieras que son supervisadas y reguladas.

Si piensa realizar el cambio de divisas es importante que antes de hacerlo, opte por esta herramienta que la Condusef pone a su disposición con el objetivo de cerciorar que la casa de cambio en la que decida realizar su operación sea la mejor alternativa.

“El registro de casas de cambio es público, lo puede revisar en la Condusef en el Buró de Entidades Financieras que están registradas”, aseveró Di Costanzo.

Sin posibilidad de reclamación

A decir de Di Costanzo, si usted opta por cambiar divisas a través de un centro cambiario existe un riesgo.

“La casa de cambio está establecida y registrada y los centros cambiarios no son una figura que esté tan supervisada o registrada ante la CNBV. Al no estar registrados no se puede atender una reclamación si ese fuera el caso”, comentó.

Aunque reconoció que son muy pocas las reclamaciones que existen a las casas de cambio, éstas existen y para ello es importante conservar todos los comprobantes.

“Las reclamaciones pueden realizarse a través de la Condusef. Sólo se requieren los comprobantes de operaciones y una forma de comprobarlo es al momento de solicitar la identificación, ya que la operación o movimiento queda registrado”, comentó.

[email protected]