¿Alguna vez ha realizado una compra en Mercado Libre? o ¿sabe cuál es el proceso por el que pasa su producto antes de llegar a sus manos? El comercio electrónico es una herramienta que cada vez tiene más impacto en la vida de los mexicanos, ya que de acuerdo con la Asociación Mexicana de Venta Online, las visitas a sitios de comercio electrónico crecieron 30% durante el 2018; sin embargo, detrás de todo este universo existe una labor donde mujeres y hombres con ayuda de la tecnología se encargan de agilizar el proceso para que sus productos lleguen de manera rápida y segura a sus manos.

Para Javier Dolcet, director de Operaciones de Mercado Envíos en México, el objetivo de Mercado Libre es democratizar el comercio a través de estrategias que permitan entregar a los usuarios sus productos lo más rápido posible.

“En el centro se trabaja bastante duro para tratar de entregar lo más rápido a nuestros clientes, ésa es nuestra obsesión”, refirió.

En un recorrido a medios de comunicación, el directivo presentó el Centro de Distribución (Cedis) ubicado en Tepotzotlán, donde añadió que se trata del distribuidor de e-commerce más grande de México, al contar con 100,000 metros cuadrados de operación. Éste no es el único Cedis que la empresa tiene en el país, ya que en Cuautitlán Izacalli cuenta con otro de 30,000 metros cuadrados que fue inaugurado el año pasado.

Calidad y seguridad, puntos clave

Dentro del Cedis Tepotzotlán podrá encontrar diversos artículos acomodados en módulos sin algún orden en particular. En un mismo estante se encuentran desde memorias USB, juguetes, audífonos o hasta artículos para automóviles; sin embargo, previo a que éstos sean designados en dichos estantes, los artículos que llevan los proveedores son recibidos por los trabajadores, desde ahí, el proceso para que sus productos lleguen a salvo comienza, ya que se realiza una revisión profunda, ello con el fin de evitar que contenga algún daño, plaga o desperfecto.

Luego de dicha revisión, los artículos pasan a un check in, donde a través de una auditoría, el producto se registra dentro del stock y se le asigna un código de autentificación, facilita las operaciones a los trabajadores a la hora de recolección, ahí, de acuerdo con Dolcet, en caso de que se encuentre algún error dentro del producto, éste sea atendido por otra área que determinará una solución.

Después de la auditoría realizada, el producto se almacena en los estantes mencionados anteriormente, que el directivo de Operaciones destacó como el proceso más complejo.

“Se pueden encontrar hasta 35 productos distintos y su orden está definido con base en cómo serán recolectados, pues la idea es que la siguiente etapa del proceso se beneficie de la anterior, no tiene un orden a simple vista, pues está definido por los algoritmos de la plataforma y logística”, comentó Javier Dolcet.

Finalmente, las dos últimas etapas para que el producto sea enviado consisten en empaquetar y embarcar los artículos, para ello se vuele a realizar una última revisión para determinar si el producto va acorde a lo supervisado en la etapa del check in, además, también se define si un solo usuario realizó la compra de varios artículos, ya que, de ser así, el proceso de empaque es diferente en comparación si sólo adquirió un producto.

[email protected]