Con frecuencia nos gusta pensar cómo podemos mejorar ciertos aspectos de nuestra vida, como la salud, y buscamos mejores hábitos alimenticios y distintas opciones para ejercitarnos, pero un factor muy relevante y que gran parte de los mexicanos olvidamos son los hábitos financieros, que a la vez marcan el estilo de vida que llevamos.

Según el Banco Mundial, dos tercios de la población del país está más orientada al presente que al futuro; es decir, los ingresos de la mayoría se gastan al momento o aun antes de tenerlos, sin generar un ahorro para el mediano o largo plazos, incluyendo el ahorro para el retiro, y muchas veces generando problemas de endeudamiento. Inclusive, se estima que alrededor de 70% de la población tiene dificultades para cubrir sus gastos básicos debido a una evidente falta de planeación.

Por otro lado, quienes sí acostumbran ahorrar no tienen el hábito de apartar cierta cantidad para poder enfrentar cualquier emergencia o imprevisto, y la mayoría de las veces se ven obligados a tomar de su ahorro una cantidad que ya estaba destinada a otra meta.

Es importante aprender y desarrollar habilidades que permitan generar, o en su caso, fortalecer el hábito del ahorro, como:

  • La elaboración de un presupuesto mensual en el que debemos separar los ingresos y egresos, siendo lo más detallados posibles para realizar una evaluación al final del mes de los gastos que se pueden reducir o eliminar y así convertirlos en ahorro fijo mensual. Si se presentan cambios, integrarlos de inmediato a nuestro presupuesto.
  • Para lograr reducir los gastos es fundamental evaluar, antes de realizar cualquier compra, si el producto o servicio realmente lo necesitamos, o bien si es un lujo o una compra impulso por promociones o descuentos. Por ejemplo: si te propones dejar de gastar 40 pesos diarios en ese café o antojo de mediodía durante todo el año, al final podrías lograr un ahorro de hasta 14,000 pesos.

Otra opción para ahorrar e incluso incrementar dicho ahorro es abrir un fondo de inversión. Hay que recordar que estos instrumentos permiten buscar rendimientos por nuestro dinero; un ejecutivo bancario puede definir nuestro perfil de inversionista, dependiendo de qué tan arriesgados seamos y del plazo de la inversión.

Los resultados de la encuesta nacional sobre comportamientos, actitudes y conocimientos financieros del Banco Mundial del 2013 arrojaron que sólo 2% de la población tiene un fondo de inversión. Invertir en fondos de inversión será mejor que tener nuestros ahorros debajo del colchón , ya que nuestros ahorros estarán trabajando para lograr la meta que nos hayamos trazado.

Sin embargo, es importante que busquemos a un especialista que nos haga un traje hecho a la medida cuando de inversiones se trata.

El autor es integrante de Educación Financiera BBVA Bancomer. Si quieres conocer más sobre cómo aumentar el ahorro y elegir fondos de inversión, te invitamos a inscribirte a los talleres gratuitos de Educación Financiera BBVA Bancomer. Lo puedes hacer llamando al 01800 388 8761 o ingresando a www.educacionfinancierabancomer.com. No es necesario ser cliente de BBVA Bancomer para tomarlos.

[email protected]