A la hora de contratar un producto de cualquier tipo es indispensable comparar riesgos y beneficios. en el rubro financiero no hay excepción, más aún cuando se trata de créditos.

Desafortunadamente comparar no es un hábito recurrente en los mexicanos. Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2015, 82.8% no compara al contratar un producto financiero, y de quienes lo hacen la mayoría (casi tres cuartas partes) acude a sucursal para ello, lo que limita de manera importante su visión de los productos disponibles.

En este sentido, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) refiere que la mayoría de los fraudes realizados a solicitantes de crédito es cometido por empresas que no son instituciones financieras y que actúan como gestoras de crédito, las cuales ofrecen préstamos de hasta 5 millones de pesos sin aval ni requisitos.

Por ello, exhortan a que compare entre sus opciones y no se deje engañar por los créditos exprés. Debe fijarse muy bien a quién solicita un préstamo, y para esto se sugiere que ponga atención en los siguientes puntos:

1.- Cerciórese de la identidad y registro de la institución a través del Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (Sipres) en la página http://portal.condusef.gob.mx/SIPRES/jsp/pub/index.jsp. es mucho más seguro acudir con instituciones debidamente autorizadas.

2.- No se deje engañar por la aparente rapidez para el otorgamiento del crédito que ofrecen algunas empresas, ya que la mayoría no es financiera y no está regulada por la Condusef.

3.- No comparta información personal, contraseñas, NIP o cualquier otro dato de sus cuentas, ni realice transferencias electrónicas o depósitos bancarios si no está seguro de la correcta identificación de la entidad que le otorga el crédito.

4.- Antes de dar la comisión por gastos de gestoría, asegúrese de la viabilidad del crédito.

5.- Compare todas las opciones de crédito posibles.

“Recuerde que el acudir a instituciones de crédito debidamente registradas y autorizadas le da la seguridad de que, en caso de que surja algún problema o inconformidad, pueda presentar una queja”, exhorta la Condusef.