Si usted quiere adquirir una casa pero no tiene dinero para el enganche o no está afiliado a ningun instituto de vivienda, entonces podría ser candidato para el esquema de renta con opción a compra.

Este programa permite al trabajador, mediante el pago de una cantidad mensual, rentar la vivienda que desea adquirir por un periodo de seis meses a cinco años.

El tiempo de alquiler depende del nivel de ingresos mensuales del trabajador y del pago que pueda realizar, mientras mayor sea su aportación mensual, menor será el periodo de renta.

Durante ese tiempo, entre 10 y 15% de las rentas mensuales se destinarán a una cuenta de ahorro cuyos recursos se usarán para pagar el enganche del inmueble, explicó Daniella Gurrea Martínez, directora general adjunta de Crédito, Garantías y Seguros de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF).

Transcurrido ese lapso, usted ya se convierte en candidato para solicitar un crédito ante la Sociedad Hipotecaria Federal, organismo que, con base en su constancia y puntualidad de pagos, podría otorgarle un financiamiento de hasta 95% del valor de la casa. Es importante tener en cuenta que el precio de la casa no podrá ser mayor a 2 millones de pesos.

¿CÓMO FUNCIONA EL ESQUEMA?

Al terminar el plazo fijado para el ahorro del enganche, el trabajador recibirá un certificado que avale su disciplina de pago y ahorro.

Con ese documento, la Sociedad Hipotecaria Federal solicitará a una institución financiera que otorgue el crédito al trabajador aunque éste no tenga manera de comprobar ingresos.

Este certificado es una garantía que avala al trabajador como un buen pagador. Banamex es una de las instituciones que participa en este esquema. Actualmente, la única desarrolladora de vivienda que participa en el programa es URBI, aunque las autoridades han dicho que esperan que este año ingresen más constructoras al esquema.

El programa no ha tenido gran respuesta: del 2008 a la fecha, los financiamientos otorgados con garantías de la SHF llegan sólo a 14,000.

TAMBIÉN APLICA PARA DERECHOHABIENTES DEL INFONAVIT

Los trabajadores que estén afiliados al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y que todavía no alcancen los 116 puntos necesarios para obtener un financiamiento, también pueden ser beneficiarios de este esquema.

El derechohabiente puede rentar una vivienda nueva durante un plazo de seis o 12 meses. Una vez que cumple este plazo, usted tiene la posibilidad de comprarla con el crédito que le otorga el Infonavit, siempre que el valor de la vivienda en cualquier parte de la República Mexicana no rebase 663,191 pesos.

El precio pactado al inicio del periodo de renta es el que se considera para el ejercicio del crédito. Entre los requisitos para ejercer esta opción se encuentran ser derechohabiente del Infonavit, con relación laboral vigente, no haber tenido un crédito del Instituto y tener continuidad laboral de seis meses.

CARACTERÍSTICAS DEL ESQUEMA

Si usted no tiene forma de comprobar ingresos, el programa de renta con opción a compra puede ser para usted.

La casa que se habita tiene que estar terminada, no en construcción.

Es necesario que haya un avalúo realizado a la vivienda por un profesional contratado por el intermediario financiero.

Debe haber un periodo de renta-flujo mensual mínimo de seis meses.

Una vez pasados los seis meses y que el cliente haya ahorrado el enganche, la SHF hará una consulta al Buró de Crédito.

El plazo máximo de ejercicio de la opción de compra es de cinco años.

Al iniciar el periodo de renta, el cliente hará una aportación inicial mínima de dos meses de renta (deposito en garantía).

El financiamiento podrá ser equivalente a 90% del valor de la casa más 5% de gastos.

El cliente habita la casa, junta el enganche y comprueba ingresos mediante el pago de renta.

[email protected]