Para muchos jóvenes, conseguir su primer empleo resulta muy emocionante y un paso hacia la adultez. Obtener los primeros ingresos significa decidir sobre ellos y comenzar a gastarlos de acuerdo con las necesidades que se tengan.

Aunque bien vale la pena darse un gusto con los primeros salarios, es importante saber administrar este dinero y con ello preparar un mejor futuro.

Si bien los primeros sueldos representan un ingreso importante para los bolsillos de muchos jóvenes, se deben aprovechar para construir finanzas sanas y empezar a desarrollar buenos hábitos financieros que duren toda la vida laboral y durante nuestro retiro. 

Ganar los primeros salarios no significa despilfarrarlos en ropa, calzado o en pura diversión, también es buen momento para empezar a forjar buenos hábitos como el ahorro, aprender a establecer metas financieras e incluso, comenzar a ahorrar para el retiro por muy lejano que éste parezca. 

Paolo Fidanza, director general y cofundador de la startup de inclusión financiera Keo, explicó que el primer trabajo es un momento importante para muchos chicos, porque de esta manera comienzan a adentrarse en la vida adulta, por ello es buen momento para forjar hábitos y buenas costumbres relacionadas con el dinero.

El primer empleo, dijo, es el momento idóneo para crear disciplina y hacer rendir el dinero, de lo contrario, si no se tiene un control desde jóvenes sobre los recursos se van creando malos hábitos que con el tiempo son muy difíciles de cambiar.

El primer consejo es tener un presupuesto, esto permitirá llevar un control y registro de los ingresos y gastos, saber cuánto dinero destinarles a rubros como pueden ser pasajes, compras, pago de servicios e incluso, para salir a divertirse con los amigos. Agregó que contar con esta herramienta ayudará a no tener gastos impulsivos. 

“El primer empleo es la oportunidad de crear estos buenos hábitos. Un pequeño presupuesto en donde yo sé cuáles son mis gastos fijos como el pago de pasajes, la comida, la ayuda en casa —si es que aún vivimos con nuestros padres—,  y con esto saber qué tipo de servicio financiero contratar y los gastos que puedo tener”, explicó. 

También se debe comenzar con el hábito del ahorro. No importa si se tiene un salario muy pequeño, se puede ahorrar 10 o 15%, esto ayudará a forjar la disciplina para apartar una cantidad de los ingresos durante toda la etapa laboral. Una de las recomendaciones al momento de ahorrar es fijarse metas pequeñas y posteriormente irlas incrementando.

Primeros productos financieros 

Es normal que con el primer trabajo, muchas instituciones, principalmente los bancos, se acerquen y ofrezcan a los jóvenes una tarjeta de crédito o cualquier otro producto financiero como seguros o incluso inversiones. Para el directivo de Keo, es una buena idea empezar a contratar los primeros productos de este tipo para saber cómo funcionan. A la par, ayudará a que el joven comience a ser responsable y familiarizarse con ellos.

Por ejemplo, en el caso de las tarjetas de crédito, aprender que estos plásticos no solamente sirven para financiar aspectos como diversión, que también tienen otros beneficios y ayudan a construir un historial financiero y que los otorgantes de crédito vean que se trata de un usuario responsable.

“Esto da la oportunidad de que el joven comience a construir su historial financiero y después en un futuro, le brinde la oportunidad de acceder a otros productos o plásticos con líneas de crédito más altas. Sí tiene sentido usar crédito o tener estos créditos disponibles, permite construir un historial a la par de que aprende a tener disciplina”, precisó Fidanza en entrevista.

Otro hábito por adoptar es de las inversiones. El director recordó que actualmente existen muchísimas plataformas en donde se puede invertir desde 100 pesos y entender cómo funcionan, para después cambiar o complementar con otros instrumentos que hay en el mercado.

Pensar en el retiro

Aunque falten muchos años para llegar a ese punto, a decir del especialista es importante comenzar a ahorrar, aunque sea en pequeñas cantidades, para el retiro, ya que ahorrar para la jubilación desde jóvenes ayudarán a construir la pensión a futuro.

“Sé que ningún joven quiere empezar en la pensión o jubilación, pero la realidad es que debe ser así”, indicó.

De acuerdo con la empresa de gestiones financiera Principal, durante los primeros años laborales se puede construir 45% del futuro monto de la pensión.

montserrat.galvan@eleconomista.mx