Las generaciones jóvenes superan cada vez más a sus antecesoras en muchos aspectos, uno de ellos es en el campo de las finanzas. Gracias a un mayor acceso a herramientas digitales e información, la generación Z, también conocida como centennials, tienen un mejor manejo de sus finanzas, además de que se sienten empoderados para tomar mejores decisiones sobre su dinero.

Lo anterior se desprende el estudio “How Gen Z Is Confronting Their Financial Fears” (Cómo enfrenta la generación Z sus miedos financieros” realizado por la consultora Rave Reviews, el cual revela que la generación nacida entre 1995 y 2010 ha aprendido de los errores económicos de sus mayores para no cometerlos.

Estos jóvenes nacidos entre el 1995 y el 2010 están mejor educados financieramente que los millennials, Generación X o Baby Boomers, pues la mayoría investiga primero sobre la planeación de su dinero antes de gastarlo.

Lo anterior se debe a que esta generación está acostumbrada a buscar información y autoeducarse, por lo que busca tutoriales en Youtube, consulta en páginas de internet, redes sociales o cualquier tipo de fuente digital para cuidar mejor sus bolsillos.

El estudio revela que 89% de los centennials se siente empoderado sobre sus finanzas debido a una planificación temprana de su futuro financiero. De igual forma, 64% ha comenzado a investigar por su cuenta o hablar con otros sobre planificación financiera.

Un dato muy destacable es que la edad promedio en que empiezan a indagar más sobre finanzas es 13 años, lo que revela que la Generación Z se lleva de calle a sus mayores al momento de educarse financieramente.

Otro punto significativo es que estos jóvenes ya empiezan a tener productos y servicios financieros. El informe realizado por la consultora destaca que 60% de los jóvenes (en el mayor rango) ya tienen una cuenta de ahorro, 54% posee una cuenta bancaria corriente; 32% ya maneja una tarjeta de crédito y 33% tiene contratado un seguro médico.

Para los centennials, las finanzas no solamente se relacionan con el manejo e información de productos financieros, este conocimiento también lo transfieren en las compras que hacen. Para 72% de los encuestados, el costo es el factor más importante al realizar una compra y 47% usa sus teléfonos para consultar precios; lo que los convierte en la generación que piensa muy bien y compara antes de adquirir cualquier artículo.

La Generación Z entiende bien que los ingresos son importantes y que no provienen de una fuente fija; esto se refleja porque 77% gana dinero extra a través de trabajos independientes parciales o trabajos especiales.

Otro dato muy destacable es que 35% de los estudiantes de la Generación Z dicen que ya son dueños de su propio negocio o planean tener uno en el futuro.

De acuerdo con estimaciones hechas por la empresa Rave Reviews, los miembros de la Generación Z tienen un poder adquisitivo a nivel global entre 29,000 millones y 143,000 millones de dólares y están listos para gastarlo a su manera.

Aprender de los errores de los demás

Quien afirme que no se aprende en cabeza ajena, se equivoca, pues los jóvenes hasta 25 años vieron como sus mayores –ya sean padres, abuelos, hermanos o tíos– sufrieron por las crisis económicas y perdieron parte de su patrimonio. Debido a esto 45% de los encuestados ahora quiere títulos universitarios y trabajos que ofrezcan seguridad.

En el tema del empleo, la Generación Z está dispuesta a trabajar duro para obtener ingresos estables.

Esto se refleja en el documento, pues 75% está dispuesto a mudarse a otro estado si le ofrecen una atractiva oferta de trabajo; mientras que 58% está dispuesto a trabajar por la noche y los fines de semana para llegar a sus objetivos financieros.

Es tanta sus ganas de aprender y demostrar sus conocimientos que 78% afirma que ha completado una pasantía o prácticas profesionales.

Temen endeudarse por su educación

Aunque saben que la educación es la llave para un mejor futuro e ingresos, muchos centennials tienen miedo de endeudarse para profesionalizarse. Al ser consientes de la importancia de los recursos y del dinero, los jóvenes planean ahorrar tanto dinero como sea posible durante la universidad, ya sea para pagarse sus estudios como para emprender. 

De hecho, 66% planea asistir a una universidad pública para ahorrar en sus estudios y 19% planea vivir en casa para ahorrar en gastos de manutención y transporte.

montserrat.galvan@eleconomista.mx