La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) emitió una nueva alerta a la población, tras detectar un nuevo caso de engaño telefónico (también conocido como vishing), dirigido a clientes de BBVA Bancomer.

Mediante Twitter, la autoridad supervisora avisó a la ciudadanía, con el hashtag #AlertaDeFraude, que delincuentes llaman supuestamente por parte del banco BBVA Bancomer para indicar a los usuarios de tarjetas de la institución que la misma ha sido bloqueada, presuntamente por una compra no autorizada.

Luego, el supuesto trabajador bancario pasa al interlocutor o cliente del banco al área de cancelación, donde otros cómplices solicitan datos de la tarjeta de crédito o débito presuntamente bloqueada, agregó.

Ante ello, la Condusef reiteró que este modo de operar sólo busca robar los datos de los plásticos financieros, por lo que exhortó a no tomar estas llamadas telefónicas y evitar dar información personal que pudiera culminar en un perjuicio económico de los tarjetahabientes.

Este caso se suma a otro tipo de engaño, el phishing, reportado en días pasados, también dirigido a clientes de BBVA Bancomer, en el cual los estafadores se hacían pasar por personal del banco para supuestamente notificar que se había bloqueado la cuenta y solicitaban que el usuario se dirigiera a una página web para reactivar su acceso a la banca en línea.

Sin embargo, el engaño era el mismo: el cliente metía información sensible en el sitio apócrifo, y con estos datos, los delincuentes suplantan la identidad del usuario.

¿Cómo protegerse?

Para evitar caer en estos engaños, ya sea de manera virtual o telefónica, la Condusef recomienda:

· No responda ningún mensaje de correo sospechoso o de remitentes desconocidos.

· Nunca ingrese sus contraseñas, sobre todo bancarias, a algún sitio al que se llegó por un correo electrónico, chat o mensaje de texto.

· Evite proporcionar su información financiera y llame directamente a la institución bancaria ante cualquier duda.

· Tome en cuenta que ni las entidades financieras, ni Visa, MasterCard u otro operador de tarjetas, solicitan datos personales a sus clientes o verificación de sus cuentas mediante correo electrónico, mensaje de texto o vía telefónica, a menos que el usuario haya sido quien contactó primero a la institución financiera.