Desde finales del 2016 se prevenía de la adversidad en términos económicos de este año, específicamente en el tema de los créditos debido al alza de tasas del Banco de México (Banxico), lo cual preocupa al hablar de préstamos para bienes duraderos (como una casa) dado que, tanto en el costo de los inmuebles como de su financiamiento, se estima que suban.

Desde la crisis del 2008 se tomaron medidas para impulsar la economía alrededor del mundo, y una de las principales fue la baja en el nivel de las tasas de interés, que en el caso de la vivienda en México, alcanzó mínimos históricos. Sin embargo, esta tendencia bajista llegó a su fin el año pasado, cuando el Banxico comenzó a subir su tasa de interés de referencia.

Nosotros hemos estado en el mercado 16 años y empezamos con tasas de 24%; estamos hablando de que llegamos a nuestras tasas más bajas históricamente, tasas fijas de alrededor de 8.45%, y variables hasta de 7.3% aproximadamente. Fueron las tasas más bajas que posiblemente veamos en un buen tiempo , detalló al respecto Manuel Gómez Haro, director adjunto de SOC Asesores Hipotecarios.

Debido a los recientes ajustes del Banxico, se habla de que la época de créditos hipotecarios baratos terminó, pero esto no significa que los potenciales compradores de vivienda vayan a enfrentarse nuevamente a tasas de 24%, según los especialistas.

El alza en las tasas de interés de los créditos hipotecarios sería de un punto porcentual a lo mucho; cada banco va tomando sus directrices, pero van a seguir abiertos a otorgar préstamos. De tener hipotecas de 7.5 a 8.5% subirían un punto, quizá un poco menos, pero no llegarán a 11% o una cosa así , estimó Eric O’Farrill, socio y director de Coldwell Banker Urbana.

Por su parte, Gómez Haro previó que al inicio del año las personas todavía podrían encontrar tasas de interés desde 9.50 hasta 11%, dependiendo de algunos factores que hacen que baje el nivel de riesgo para el banco y que favorece a los compradores con una mejor tasa; en este sentido, si usted ofrece un mayor enganche u opta por plazos de préstamo moderados (de 10 a 15 años), es probable que el prestamista le otorgue tasas más atractivas.

Recomiendo productos que no pasen de 10 a 15 años; no se vaya a plazos de 20 o más años, la verdad, la diferencia del pago (con respecto a plazos más cortos) no es tanta , agregó O’Farrill.

Otra recomendación crucial para este año es evitar tomar créditos hipotecarios a tasas variables, es decir, aquellos que se mueven conforme a las condiciones del mercado, que para este año se prevé que sean muy volátiles.

Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), a octubre de este año existían aproximadamente 30 opciones de crédito hipotecario a tasa variable; en crédito simple es donde hay más productos en estas condiciones (183).

Impacto por el dólar, moderado

Otra situación que preocupó en gran parte del 2016 fue el precio del dólar, que alcanzó los 21 pesos por unidad, y que para el caso de las viviendas podría significar algunos contratiempos.

En algunos materiales de importación, como el acero, el dólar sí influye en los valores; las personas que empezaron a construir a principios de año quizá siguen operando a precios tradicionales, mientras que quienes hayan optado por adquirir algunos productos denominados en dólares a final de año podrían tener un impacto en el precio de la vivienda , explicó el especialista de Coldwell Banker.

Por su parte, Gómez Haro dijo que el precio del dólar sí ha influido en el costo de las viviendas, sobre todo en sectores A y A+ donde los inmuebles se cotizan en dólares. No obstante, los especialistas no ven una relación directa entre el alza de los billetes verdes y el de estas viviendas.

También ha habido un problema porque los valuadores como tal no dicen si el dólar sube 40%, la casa vale 40% más; se han visto obligados ajustarse porque el mercado finalmente es en pesos, entonces al subir tanto el dólar no es justificado que suba tanto la vivienda. Sí ha impactado, pero no en la misma proporción , detalló el experto de SOC.

Sin embargo, aquellas personas que tengan dólares podrían hallar inmuebles a muy buenos precios.

No olvidemos que también hay gente que se capitalizó en dólares, y también adquirir una vivienda hoy podría salir de 10 o 15% más barato por la negociación, o cómo la puede pagar , añadió por su parte O’Farrill.

Ya no supone un riesgo para los compradores

A pesar del revuelo que provocó la intención de cobrar un impuesto a la plusvalía de los inmuebles en una primera versión de la Ley de la Vivienda de la Ciudad de México, ahora que se ha omitido este término, la legislación ya no supone un riesgo para los interesados en adquirir una casa.

Como estaba antes sí era una cuestión ilógica, una real tontería atentar contra la propiedad privada y contra el ahorro de los mexicanos; con las modificaciones actuales sigue apoyando el ahorro en inmuebles y el crecimiento económico a través de la cuestión inmobiliaria , consideró Eric O’Farrill, socio y director de Coldwell Banker Urbana.

La mejora de la infraestructura urbana es un ámbito en el que desarrolladores y gobierno interactúan, añadió, para mejorar banquetas, parques y estacionamientos, lo que beneficia una región y ganan desarrolladores pequeños y grandes, así como los ciudadanos.

Con esto coincidió Manuel Gómez Haro, director adjunto de SOC Asesores Hipotecarios, quien abundó: Se habló mucho de eso, sobre la plusvalía, pero ya la echaron para abajo; ahora realmente ya no hay ningún cambio significativo que pudiera afectar (a los compradores) .