Una de mis metas de este año es pagar por lo menos tres mensualidades extras a mi crédito hipotecario. ¿Por qué? Simplemente porque haciendo esto voy a reducir el plazo un año y me voy a ahorrar un montón de intereses.

Hace unos días hablé de esto con un amigo. Él me comentó que tiene un crédito hipotecario con un interés fijo de 12% anual. Lleva dos años pagándolo. Se ha dado cuenta de que su saldo ha disminuido relativamente poco, ya que un gran porcentaje del pago que efectúa se va a intereses. Su intención, entonces, es efectuar aportaciones directas a capital, ya que no quiere vivir pagando un crédito por 18 años más. Me preguntaba qué tan conveniente resulta esto y qué le está faltando contemplar.

Pues bien: todo lo que podamos abonar a nuestras deudas nos va liberando poco a poco de ellas. Como mi amigo se dio perfectamente cuenta: en un crédito hipotecario al principio se pagan casi puros intereses, muy poco a capital. Por eso ve que su saldo ha disminuido muy poco.

PAGOS A CAPITAL

Es precisamente por esa razón que, durante esos primeros años, cualquier pequeño abono a capital puede ayudarnos a reducir el plazo de manera significativa (incluso años enteros).

Por decir un ejemplo, supongamos que uno paga de hipoteca 5,000 pesos al mes, de los cuales 800 pesos son para capital y 4,200 son intereses. Si de repente, bajo este escenario, uno abona 12,000 pesos extras directo a capital, uno probablemente se estaría quitando de encima aproximadamente un año de plazo y esto significa que se habrá ahorrado cerca de 50,000 pesos en intereses.

Esto se puede calcular exactamente para cada crédito, pero uno puede darse una idea del ahorro si uno ve la tabla de amortización del mismo (usualmente nos lo entrega el banco a la solicitud del crédito o a la firma del mismo).

Basta ver en la tabla, el mes actual (el que acabamos de pagar) y el mes en el cual nuestro saldo final sería 12,000 pesos menos que el actual. Con esto podremos darnos cuenta de cuántos meses hay en medio, ésos son los meses que uno se ahorra. Y también podemos sumar los intereses generados durante esos meses que están en medio para darnos cuenta de qué tan importante es nuestro ahorro final en intereses.

Es importante notar que esto aplica, sobre todo, en los primeros años del crédito, cuando el abono a capital de cada mensualidad es muy pequeño. Sin embargo, en años subsecuentes, entregar pagos anticipados también puede ser muy beneficioso.

Desde luego, como todo en finanzas personales, uno tiene que ver su plan financiero de manera integral y no de forma aislada. Esto es muy importante ya que, bajo ciertos escenarios, destinar todos nuestros excedentes a una sola meta (prepagar nuestro crédito hipotecario) puede no ser una decisión acertada.

Por ejemplo, si tenemos otras deudas de corto plazo (como tarjetas de crédito) nos conviene mucho más pagarlas primero -la tasa de interés que cobran es muchísimo más alta-). Por otro lado, al pagarlas nos liberamos de una obligación de pago (el dinero que pagábamos a las tarjetas ya lo tenemos libre para destinarlo a otras cosas –inclusive para abonar a capital en nuestra hipoteca-).Una vez pagadas las deudas a corto plazo, habría que revisar si tenemos un fondo para emergencias (¿qué pasa en caso de que tengamos que enfrentar imprevistos, por ejemplo, o perdamos nuestro empleo?) y un plan de ahorro para nuestro retiro.

Esto último es muy importante: lamentablemente en México nadie toma previsiones y cuando uno se da cuenta suele ser demasiado tarde. Si después de contribuir el monto mensual necesario a esas metas, todavía tenemos algún excedente, podemos entonces destinarlo a otras metas como, por ejemplo, prepagar nuestro crédito hipotecario. Al final, cada uno de nosotros podemos decidir qué nos es más importante: a qué le damos prioridad.

Pero tenemos que tomar una decisión informada, después de considerar todas las posibles metas importantes incluyendo el retiro, el fondo para emergencias, la educación de los hijos, etcétera. Hay que recordar que las finanzas personales son sólo una herramienta para dirigir nuestro dinero hacia lo que es más importante para nosotros. Pero una muy poderosa.

Te invito a visitar mi página: http://www.planeatusfinazas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.