La deuda pública estatal de Veracruz no le permitía al gobierno de la entidad aprovechar el potencial de dos proyectos federales: la remodelación y ampliación de su puerto veracruzano, así como el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec; por ello, se tomó la decisión de reestructurarla.

Así lo aseguró el titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación de Veracruz, José Luis Lima Franco, quien detalló que en total se reestructuraron 37,103.1 millones de pesos —cantidad que corresponde al saldo del adeudo al corte de la primera quincena de noviembre—, “con estos recursos liberados, que en total son 6,700 millones de pesos, se espera invertir en infraestructura pública local”.

“No se podía desarrollar infraestructura local porque los recursos se utilizaban para pagar la deuda, la idea es que ahora la inversión pública complemente los proyectos federales que se vienen. Para el 2020 tendremos la llegada de 3,500 millones de pesos por el Istmo, más lo que se viene con la modernización del Puerto de Veracruz, se viene un 2020 muy bueno”, agregó en entrevista con El Economista.

“Se liberó un flujo de 6,700 millones de pesos, en lugar de que sean recursos para pagar la deuda, éstos serán para inversión pública, se podrán desarrollar caminos, hospitales y mucho más”, ahondó.

Cabe recordar que durante la administración federal pasada, encabezada por Enrique Peña Nieto, se anunció el nuevo puerto de Veracruz, proyecto que consiste en la ampliación del actual y que está compuesto por dos etapas de construcción; en noviembre del 2018 se concluyó la primera fase y para el 2024 se prevé que terminará la obra.

Además, uno de los tres grandes proyectos regionales que se incluyen en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, del actual gobierno liderado por Andrés Manuel López Obrador, es el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, que pretende la creación de zonas libres (incentivos fiscales y no fiscales) en 46 municipios de Oaxaca y 33 de Veracruz, donde disminuiría el IVA y el ISR; asimismo, se ofrecerá combustible a precios reducidos.

También se efectuará la modernización del ferrocarril; mejora de los puertos de Coatzacoalcos, Veracruz, y Salina Cruz, Oaxaca; el desarrollo de infraestructura carretera y aeroportuaria, y la construcción de un gasoducto para abastecer a empresas y consumidores domésticos.

Proceso

Sobre cómo fue el proceso de reestructurar la deuda, el secretario estatal explicó que lo primero que se hizo fue mejorar las calificaciones crediticias para que así, cuando se tuviera que negociar con los bancos, éstos confiaran.

“Desde que llegamos a este proceso de reestructuración, lo primero que hicimos fue efectuar una serie de medidas, por ejemplo, aumentamos los ingresos, hicimos reducción del gasto corriente, aprobamos la Ley de Austeridad. En conjunto, todo esto hizo que se nos aumentaran las calificaciones crediticias, Fitch Ratings nos la elevó”, dijo.

Destacó que de inmediato comenzó la licitación, por lo cual se ofertó reestructurar 37,103.1 millones de pesos; sin embargo, se recibieron 19 ofertas de crédito por un monto conjunto que superó los 50,000 millones, donde participaron 10 instituciones bancarias.

“Vimos que había muchos bancos que querían participar porque se recobró la confianza del sector financiero y de las calificadoras. Los que se quedaron fueron Bancomer, Banorte, Banobras, Santander y Banbajío, sus propuestas fueron las mejores. No se aumentó el plazo del pago, quedó en 20 años”, puntualizó.

Indicó que por dicho proceso se redujo el costo de la deuda; la sobretasa promedio de los créditos era de 1.17%, mientras que la de los nuevos financiamientos es de 0.73 por ciento.

Sistema de Alertas y herencia

Si bien en el Sistema de Alertas de la ley de disciplina financiera de Veracruz se ubica en semáforo verde (endeudamiento sostenible), Lima Franco espera que con esta reestructura se modificará el estatus de la entidad en el Indicador Servicio de la Deuda y de Obligaciones sobre Ingresos de Libre Disposición, el cual está en amarillo (en observación).

Atribuyó que el “incremento desmedido que registró la deuda se debió a que la administración de Javier Duarte no cuidó las finanzas públicas locales. La deuda de Veracruz inició con 3,000 millones de pesos, sería con quien fuera gobernador del estado, Fidel Herrera Beltrán, que ascendió a 20,000 millones, pero prácticamente fue con Duarte que se duplicó, cerca de 40, 000 millones (...) Es la herencia que dejó”.

Veracruz no se preocupa por las ZEE

Luis Manuel Cuevas Padilla, director de Comercio Exterior y Desarrollo Industrial de la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario de Veracruz, aseguró que la cancelación definitiva de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) no afectará a la entidad, debido a que está el proyecto del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, “el cual ofrece mayores beneficios”.

En entrevista con El Economista, explicó que con las ZEE solamente un municipio se veía beneficiado —Coatzacoalcos—, mientras que con el corredor se amplía a 33 ayuntamientos, “también aumenta la posibilidad de desarrollar empresas de más giros”.

“Para Veracruz la evolución del programa de las ZEE al Istmo sin duda será muy favorable, porque sólo había una ZEE para Veracruz, Coatzacoalcos, es decir, nada más un pequeño polígono del estado se veía beneficiado. Igualmente, las ZEE solamente incluían incentivos fiscales y administrativos, mientras para el desarrollo del Istmo vienen estrategias de varias dependencias municipales, estatales y federales, aunado al desarrollo de infraestructura”, acotó.

“Esta nueva apuesta federal no solamente hará que Veracruz sea una plataforma de transportación, que haya aduanas, también se van a instalar empresas con otros giros, de valor agregado”, agregó.

Cuevas Padilla indicó que es benéfico que el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador se haya fijado en el sur-sureste del país y esté apostando por su desarrollo económico.

“El interoceánico será la forma de conectar de manera logística a varios océanos. Veracruz tiene la fortuna de ser de los estados que son prioridad. En Veracruz y Oaxaca se detonará el progreso, el cual ya se necesitaba históricamente”, acentuó.

Esta semana se publicó en el Diario Oficial de la Federación la eliminación definitiva de las ZEE, el principal proyecto regional del sexenio de Enrique Peña Nieto y que buscaba reducir brechas económicas y sociales del país.

Eran siete ZEE: Lázaro Cárdenas-La Unión (Michoacán-Guerrero), Coatzacoalcos (Veracruz), Salina Cruz (Oaxaca), Puerto Chiapas (Chiapas), Progreso (Yucatán), Seybaplaya (Campeche) y Dos Bocas (Tabasco), cuyo potencial de inversión a largo plazo era de 42,287 millones de dólares.

El actual gobierno federal reorientó el modelo de desarrollo regional, considerando para ello el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, que incluye el Istmo, donde se crearán zonas libres (incentivos fiscales y no fiscales) en 79 municipios de Oaxaca y Veracruz, así como desarrollo de infraestructura.

[email protected]