Los márgenes operativos positivos en los tres últimos ejercicios fiscales, derivado de un fortalecimiento en los ingresos disponibles, y un nivel bajo de endeudamiento e indicadores fuertes de sostenibilidad, fueron los factores para que Fitch Ratings subiera a “BBB-” desde “BB+” la calificación a la calidad crediticia del municipio de Temascalapa, Estado de México. La perspectiva crediticia se modifica a Estable desde Positiva.

De acuerdo con un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, entre las limitantes de la calificación se encuentran un gasto operacional elevado y la dependencia alta de los recursos proporcionados por los distintos órdenes de gobierno, así como niveles limitados de liquidez.

En lo que respecta a la deuda directa de largo plazo, se mantiene en niveles bajos de endeudamiento. Al cierre del 2017 ascendió a 9.4 millones de pesos, lo que representó 0.10 veces los ingresos fiscales ordinarios. La deuda directa está conformada por el crédito contratado a finales del 2014, por un monto inicial de 10.06 millones, bajo el auspicio del Programa Especial de Apoyo Financiero, del Fondo Estatal de Fomento Municipal del Estado de México; enfocado al saneamiento financiero.

Recursos

En el 2017, añade Fitch, el municipio tuvo ingresos totales por 181.5 millones de pesos, lo que representa un aumento de 42.9% respecto al año anterior. El incremento se debe en su mayoría a la recepción de recursos del Ramo 23, así como la aplicación de ingresos derivados de ejercicios anteriores no aplicados por 18.5 millones.

Adicionalmente, los ingresos fiscales ordinarios incrementaron 10.3%, totalizando 98.3 millones de pesos, principalmente a causa de las participaciones federales recibidas en el 2017, que mostraron un incremento de 15.7% respecto al 2016.

Considerando lo anterior, el ahorro interno generado al cierre del 2017 ascendió 11.4 millones de pesos, mientras que en el 2016 fue de 14.2 millones.

“El monto de ahorro interno en el 2017 compara negativamente con la mediana de sus pares de calificación, por lo cual Fitch considera que esto limita y presiona las finanzas municipales, ya que el municipio requerirá flujo disponible para cubrir el gasto de capital derivado de la inversión realizada en el 2017, que fue de 75.8 millones, destinados principalmente a la recuperación de espacios públicos y construcción de infraestructura en caminos y espacios recreativos, así como centros de cultura y deportes”, subraya la calificadora.

estados@eleconomista.mx