El gobernador Adán Augusto López Hernández afirmó que, aunque en Tabasco el regreso a la nueva normalidad representa todavía un largo camino por recorrer, en las próximas dos semanas se implementarán una serie de medidas para pasar del semáforo rojo al naranja y de ese modo, pueda iniciarse un retorno gradual a la actividad económica.

Advirtió que esto será posible sólo si la población sigue conservando la sana distancia y no sale de sus casas, a menos de que sea estrictamente necesario y dijo que a pesar de que se han ajustado prácticamente dos meses de limitar nuestras actividades y que son muchos los tabasqueños que viven al día, es hora de hacer el último esfuerzo.

“Es la salud y la vida de todos lo que importa”, sentenció y acentuó que en la entidad el retorno a la una nueva normalidad se hará de manera gradual, ordenada y responsable.

López Hernández subrayó que Tabasco está saliendo adelante en la batalla contra la pandemia propiciada por el Covid-19 e indicó que aún cuando se han registrado días especialmente difíciles por el crecimiento acelerado de contagios, “hoy estamos lejos de tener un sector de salud colapsado”.

En todo momento, destacó, se ha actuado responsablemente, por lo que en la actualidad el sector presenta una tasa de ocupación hospitalaria de alrededor de 50% de su capacidad, así como una disponibilidad de camas de terapia intensiva de 64 por ciento.

Informó que tras la conclusión de la jornada nacional de sana distancia, el gobierno federal emitió una serie de disposiciones aplicables con base en un semáforo que va del rojo hasta el verde para que el regreso quede definitivamente completado y en el que, a excepción de Zacatecas, todas las entidades del país mantienen su señalización en rojo.

Pruebas aleatorias

El mandatario enfatizó que basado en ese semáforo, Tabasco implementará a partir de este lunes medidas para pasar a la etapa de la reactivación económica, la cual será gradual y ordenada, atendiendo los protocolos sanitarios de la sana distancia y el uso obligatorio de cubrebocas, entre otras disposiciones sanitarias determinadas por las autoridades.

Como primer paso, dio a conocer que todos aquellos establecimientos considerados como esenciales permanecerán abiertos los siete días de la semana durante el mes de junio, en los horarios que al inicio de la contingencia se estipularon, mientras que los no esenciales, irán incorporándose paulatinamente a la actividad económica, a partir del 15 de junio.

Agregó que todos los establecimientos y empresas esenciales y no, deberán proporcionar su plantilla laboral, para que, las que cuentan con menos de 50 empleados, la Secretaría de Salud practique pruebas aleatorias hasta en un 10 por ciento de ellos.

El Ejecutivo estatal mencionó que para las empresas con más de 50 trabajadores, será obligatorio que le practiquen por su cuenta el mismo porcentaje de pruebas en los laboratorios autorizados, con la finalidad de evitar que se siga dando la propagación del virus.

Ley Seca

López Hernández adelantó que partir del próximo lunes 8 de junio, se termina la restricción a la venta de bebidas alcohólicas en establecimientos mercantiles en la modalidad para llevar y servicio a domicilio.

En un mensaje emitido en cadena estatal, con motivo del inicio de la nueva normalidad en todo el país, López Hernández estableció que las Secretarías de Salud y de Desarrollo Económico para la Competitividad, presentarán en los próximos días un catálogo para el regreso a las actividades.

Esa guía, explicó, deberá comprender, en el caso de comercios y empresas, que haya escalonamiento de personal, que los que sean vulnerables no regresen por lo pronto a trabajar, y que se revise la tasa de ocupación de todos los locales en servicio al público.

El gobernador anticipó que todos los viernes informará sobre el estado que guarda Tabasco, en cuanto al semáforo para que el regreso a las actividades, mismo que –insistió– se hará siguiendo estrictamente todos los protocolos sanitarios.

Anunció que el regreso a clases será el día 10 de agosto, mediante un curso remedial que concluirá el 28 del mismo mes, pero siempre y cuando el nivel del semáforo esté en verde.

En cuanto a la atención de la pandemia en Tabasco, Adán Augusto López añadió que el estado es el segundo a nivel nacional en la aplicación de pruebas PCR, lo que permite tener una mayor eficacia en el control de la dispersión del virus.

Puntualizó que como es lógico, entre más pruebas se realicen, más casos saldrán positivos y eso acercará aún más a la realidad, por lo cual, apuntó, este esfuerzo está siendo complementado con brigadas epidemiológicas de la Secretaría de Salud que van casa por casa por los positivos que deben permanecer aislados.

En el mensaje difundido también por redes sociales, el gobernador estatal refirió que incluso, en cinco de los 17 municipios de la entidad se están aplicando, a través de albergues y hoteles, medidas de aislamiento y seguimiento de casos positivos para garantizar una menor dispersión de la enfermedad.

Tras ofrecer un amplio panorama de la situación que vive el estado, López Hernández hizo un llamado a los tabasqueños para juntos demostrar la grandeza y seguir unidos construyendo entre todos, un mejor destino.