Ensenada, BC. La iniciativa Privada de Ensenada pidió ser incorporada en la propuesta del próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de crear una zona económica en la frontera norte del país, en la que se reduciría a 8% el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y a 20% el Impuesto sobre la Renta (ISR), al considerar que el sector perdería competitividad con respecto al resto de los municipios que están considerados, como Tijuana y Mexicali.

Las anteriores ciudades, más Juárez y Reynosa, son algunos territorios que entrarían en la franja de unos 30 kilómetros de extensión que tendrían un IVA diferenciado luego de que se asuma la próxima administración federal el 1 de diciembre

Mientras que empresarios y comerciantes del puerto preparan una estrategia para acercarse con el nuevo gobierno, el mandatario de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, anunció que se sumará a la demanda y pedirá al próximo Ejecutivo que integre en su proyecto fiscal a los cinco municipios de la entidad.

López Obrador propuso reducir el IVA en la frontera a 8%, así como el ISR a empresas a 20%, la cual fue considerada como una propuesta acertada y positiva para la economía de los bajacalifornianos, con miras a crear un sector comercial que pueda competir con el que se encuentra del otro lado de la frontera: Estados Unidos.

Vega de Lamadrid explicó que debido a la dinámica económica y la posición estratégica en la frontera, “Baja California en su totalidad merece ser beneficiada con tal modificación”, por lo que, durante su próximo encuentro, solicitará a López Obrador que el proyecto zona económica se aplique en toda la entidad.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Ensenada, Jorge Menchaca Sinencio, dijo que los organismos empresariales del puerto buscarán reunirse con el senador electo por Baja California, Jaime Bonilla, quien también fue nombrado como representante del gobierno que encabezará López Obrador, para manifestar su inconformidad.

“Hay una gran preocupación entre la ciudadanía y sectores empresariales, pues Ensenada dejaría de ser competitiva con las otras ciudades bajacalifornianas y aún más con el sur de California y provocaría una migración de empresas que hoy operan en el puerto y van a preferir mejores condiciones fiscales”, advirtió.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Ensenada, Jorge Cortés Ríos, explicó que durante la campaña de López Obrador las cámaras entregaron a su equipo de trabajo un documento en el cual justifican por qué el IVA tiene que disminuir también en este municipio.

“Ensenada tiene una dependencia comercial total con Tijuana y Mexicali, así como con el sur de los Estados Unidos y dejar el IVA en 16% afectaría seriamente la operatividad de las empresas locales”, comentó.

Rescatar potencial

En el Proyecto de Nación 2018-2024 de Andrés Manuel López Obrador se plantea la Zona Estratégica Norte para rescatar el potencial de una región que ha perdido capacidad económica en las últimas décadas.

“La zona norte fronteriza tiene sinergia natural con un gran mercado estadounidense de ingreso. Impulsar su recuperación significa ofrecer empleo a trabajadores migrantes en actividades tradicionales y tecnológicas de vanguardia. La propuesta de zona libre es para potencia la atracción de inversión global”, se lee en el documento.

“La mayor oferta nacional atraería al consumidor fronterizo de los dos países, para lo cual se requiere seguridad, infraestructura económica y social, parques industriales, precios e impuestos competitivos con Estados Unidos, así como libertad de movimiento de factores y personal en un ambiente de desregulación”, especifica.

Los principales puntos del proyecto son el plan de desarrollo integral con régimen de zona libre que maximice flujos comerciales y de inversión; coordinación de la inversión federal para definir la participación de las ciudades fronterizas; régimen de baja tributación con 20% de ISR a empresas e IVA de 8% (originalmente era de 12%), equivalente a la carga impositiva sobre ventas en los territorios sureños de Estados Unidos de entre 7 y 8%, y el desarrollo de parques industriales y de servicios.

Dentro de uno a tres años, las metas del proyecto son la captura de un porcentaje del comercio de menudeo y de servicios en la zona fronteriza estadounidense por 5,000-10,000 millones de dólares; atracción en dos años de Inversión Extranjera Directa de 5,000 a 10,000 millones de dólares, principalmente.

[email protected]