Standard & Poor’s (S&P) modificó de estable a negativa la perspectiva de calificación de la entidad ante una tendencia decreciente de sus niveles de libre disposición y confirmó su nota de mxAA .

La revisión de la perspectiva de la calificación del estado de Querétaro se explica por la tendencia estimada de menores niveles de efectivo de libre disposición para poder enfrentar los déficit después del pago de deuda que esperamos para el 2012 y el 2013 , argumentó la calificadora.

Advirtió que a pesar de los esfuerzos en materia recaudatoria, que han mejorado la flexibilidad financiera del estado, éste registró un bajo superávit operativo en el 2011, por lo que se estimó que esto se repita en el cierre fiscal del 2012.

En un documento previó, que el resultado después de gastos de capital, sea levemente superavitario como resultado de la desaceleración observada en su gasto de inversión durante este año. Sin embargo, es factible que la entidad enfrente necesidades de financiamiento, dado el déficit después de repago de deuda que proyecta la calificadora para los siguientes dos años.

Un deterioro en el desempeño presupuestal, reflejado en una menor generación de superávit operativo o con déficit después de gastos de capital mayores a 5% de sus ingresos y/o una mayor presión sobre la posición de liquidez podrían presionar la calificación a la baja , comentó.

No obstante, la calificadora rescató un fortalecimiento de su desempeño fiscal que mejorará su posición de liquidez, manteniendo un nivel de endeudamiento por debajo de 50% de sus ingresos discrecionales , que podría regresar la perspectiva de la calificación de Querétaro a estable.

S&P explicó que la posición de liquidez de la entidad mostró un deterioro en el último año a raíz del déficit fiscal observado en el 2011, el cual fue cubierto por las reservas del estado; de manera que el saldo en efectivo de libre disposición fue de 250.5 millones de pesos menor a los 609 millones que se reportaron a fines del 2010.

Dicho nivel de liquidez alcanzaba a cubrir menos de 60% del servicio de su deuda proyectada para el 2012.

Ante la política de liquidez del estado y a pesar de que el flujo de caja tiene cierta estacionalidad, éste todavía se encuentra equilibrado, de manera que las cuentas por pagar no superan el efectivo disponible durante el año, destacó.

Querétaro mantiene un adecuado manejo de su capital de trabajo, con pasivos a proveedores que, al 30 de junio del 2012, ascendieron a solamente a 82 millones de pesos, lo que en nuestra opinión mitiga el riesgo de posibles presiones operativas asociadas al cierre del presente ejercicio fiscal , sostuvo.

DESEMPEÑO PRESUPUESTAL

Según el escenario base de S&P para el cierre del 2012 y 2013, la calificación incorpora un resultado operativo superavitario aunque menor a 5% de los ingresos operativos de Querétaro y un resultado balanceado después de gastos de inversión.

En este sentido, proyectó que el superávit operativo será de 1.2% de sus ingresos operativos y el superávit después de gastos de capital de 0.2% de sus ingresos totales en el 2012; y cualquier necesidad de recursos será cubierta con reservas de efectivo.

En nuestra opinión, el desempeño fiscal de Querétaro se mantendrá compatible con su actual calificación en los próximos 12 a 18 meses , anticipó.

Durante el 2011 el gasto de inversión ejecutado directamente por el estado fue de casi 1,300 millones de pesos, equivalente a 6% del gasto total.

Estimó que este año, se pueda presentar una desaceleración en la ejecución de gastos de inversión directos de Querétaro, que podría ubicarse cerca de los 900 millones de pesos.

[email protected]