Querétaro, Qro. Desde este miércoles dejaron de instalarse la mayoría de los artesanos y comerciantes ambulantes que permanecían en andadores del Centro Histórico de Querétaro.

Mientras la administración municipal anunció que llegaron a un acuerdo con los vendedores, un grupo de comerciantes desconoció haber signado este documento.

La administración capitalina dio a conocer que en coordinación con las autoridades estatales, tras varias mesas de trabajo con representantes de cuatro grupos de comerciantes indígenas que ocupaban el andador 5 de mayo, los comerciantes se habrían comprometido a liberar el espacio en el que se habían instalado desde finales del 2020, con el compromiso de continuar con mesas de diálogo en beneficio de su actividad.

De acuerdo con el secretario de gobierno del municipio, Tonatiuh Cervantes Curiel, acordaron seguir con mesas de trabajo para estudiar algunos proyectos que permitan a los artesanos indígenas la posibilidad de seguir comercializando sus productos, pero con respeto a los lineamientos establecidos.

Mientras tanto, de acuerdo con el municipio, los grupos de artesanos plantean crear una plaza artesanal en la que expongan y vendan sus artesanías, así como un espacio para promover talleres de producción artesanal, difundir muestras culturales y un área lúdica para la atención de infantes.

A decir de la administración, las autoridades municipales manifestaron compromiso para brindar el mayor apoyo posible a los artesanos indígenas, por lo cual se creará un padrón de beneficiarios de las acciones que se realizarán. De acuerdo con el municipio, en las mesas de trabajo estuvieron presentes representantes de comerciantes de las delegaciones de San Idelfonso y de Santiago Mexquititlán, de Amealco de Bonfil; comerciantes provenientes de Guerrero y de los comerciantes indígenas del estado de Chiapas.

En contraste, un grupo de artesanos y comerciantes se manifestaron en Plaza de Armas a un costado del andador donde se habían situado, para rechazar que esta agrupación haya sido partícipe de los acuerdos anunciados por la administración municipal, por lo que desconocieron los acuerdos a los que llegaron el resto de las agrupaciones.

Los inconformes cuestionaron el actuar de la administración municipal de Querétaro, expusieron que constantemente han sido discriminadas por los inspectores municipales.

De acuerdo con la minuta de la reunión sostenida entre comerciantes y autoridades, llevada a cabo el lunes 7 de junio a las 17:00 horas, llegaron a seis acuerdos: liberar de manera inmediata el espacio ocupado por los artesanos en el andador 5 de mayo, que el proyecto de mercado artesanal sea 100% de artesanos, tener una base de datos para contar con un registro teniendo en cuenta la cantidad de artesanos, giros y su ubicación; se continúa la rotación de artesanos en plazas públicas con un número validado de comerciantes, donde se establezcan zonas de descanso.

Así como generar mesa de trabajo con las secretarías de Desarrollo Social, de Turismo y de Desarrollo Económico, para impulsar la actividad comercial en plazas comerciales, restaurantes, hoteles, mercados públicos y tianguis dentro de la ciudad; y finalmente generar convenios con gobierno del estado y municipal que permitan el reordenamiento del Centro Histórico y dignificación de la actividad de los artesanos.

Alternativas

Tras el retiro de la mayoría de los comerciantes, asociaciones de comercio establecido externaron su beneplácito por haber liberado el tránsito en andadores del Centro Histórico, asimismo plantearon que se estudien alternativas para que artesanos y vendedores transiten a la formalidad y cuenten con un espacio digno para comercializar sus artículos.

El presidente de la Alianza por el Centro Histórico de Querétaro, Juan Antonio Torres Rico, calificó como gratificante que se hayan retirado los comerciantes mediante un acuerdo; por lo que también planteó que se generen alternativas para impulsar la formalización de los vendedores.

“Los artesanos son parte de nuestro folclor y de nuestra comunidad como comerciantes, la única cuestión es que no podían hacerlo de esta manera, en la vía pública, porque afectaban no sólo los intereses de los comerciantes establecidos, sino al desarrollo de la economía y del trabajo que hemos venido haciendo estos últimos meses con la cuestión de la pandemia”, declaró.

A decir del representante, la instalación de los vendedores en la vía pública había dejado una merma de entre 30 y 40% en las ventas que tenían previamente a su instalación.

El presidente de la delegación Querétaro de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño (Canacope), Sergio Martínez de León, hizo un llamado a las autoridades locales con la finalidad de que se generen alternativas para los comerciantes y se propicien espacios donde puedan comerciar de manera formal.

estados@eleconomista.mx

rrg