Cancún, QR. El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, dio a conocer que el regreso a clases a partir del próximo 30 de agosto será voluntario en las escuelas “que puedan hacerlo” mediante el cumplimiento de protocolos sanitarios que minimicen el riesgo de contagio

El mandatario expuso en un mensaje en redes sociales que se respetará la decisión de aquellos padres de familia que decidan enviar o no enviar a sus hijos a las escuelas. 

Mientras tengamos este tipo de colores en el semáforo (naranja) y que haya personas que quieran mantener a sus hijos en casa y que no vayan a la escuela, será totalmente respetable y seguramente muchas escuelas con protocolos bien establecidos podrán regresar de alguna manera en forma voluntaria a la escuela a fines de agosto”, expuso. 

Previamente, la Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ) dio a conocer el calendario correspondiente al ciclo escolar 2021-2022, de 195 días, a partir del próximo 30 de agosto y hasta el 21 de julio de 2022.

Además, la SEQ anunció que el 9 de agosto iniciará la jornada de limpieza de escuelas para preparar el regreso presencial a las aulas de forma voluntaria. 

Ana Isabel Vásquez, titular de la SEQ, anunció que dicha medida será voluntaria, en función de la evolución de la pandemia, pues la entidad se mantiene en color naranja del semáforo epidemiológico por el alto índice de contagios que se reporta en la entidad desde hace dos meses.

Tan sólo entre el lunes 26 de julio y martes 27 de julio la Secretaría de Salud reportó 557 contagios confirmados de Covid-19, la cifra más alta en 24 horas desde el inicio de la pandemia, mientras que entre el martes y miércoles 28 el número de contagios fue de 485, con lo cual la entidad suma ya 42,315 casos positivos desde el inicio de la crisis sanitaria.

Se mantienen 4,773 personas en aislamiento, con 44% de ocupación hospitalaria en la zona norte del estado y 21% en la zona sur. 

Para mitigar el incremento de contagios, a partir de esa semana, el gobierno del estado anunció cinco medidas extraordinarias para frenar el acelerado incremento de contagios de Covid-19 que padece la entidad desde abril pasado. 

Las cinco medidas son: privilegiar el uso de espacios abiertos y maximizar la ventilación natural en espacios cerrados; al ingresar, solicitar a los clientes un comprobante de vacunación o prueba negativa de PCR o antígeno no mayor a 72 horas, que el personal del establecimiento se encuentre vacunado o presente prueba negativa de PCR o antígeno cada tres días, no permitir el acceso de clientes después de las 22:30 horas y por último que los establecimientos cuenten con filtros HEPA y medidores de Dióxido de Carbono en los espacios cerrados que no tienen ventilación natural.