Querétaro, Qro. La colocación de vivienda para trabajadores en el estado enfrenta un panorama en el que se entreteje el encarecimiento de los inmuebles y su impacto en el déficit de casas de interés social.

En el primer trimestre del año, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) colocó 6,000 créditos, que representa 39% de la meta anual que se fijó en 15,383 créditos, objetivo 8.2% más que la meta del 2017 de 14,215.

Durante el primer semestre del año, la colocación de vivienda nueva ha reportado ligeras disminuciones en el estado. Mientras la vivienda nueva está por debajo de las proyecciones, la vivienda usada se encuentra por arriba del objetivo planteado, expuso el delegado en Querétaro del Infonavit, Ricardo Alegre Bojórquez.

Detalló que la disminución en viviendas nuevas podría corresponder a las variaciones en el costo de los materiales, lo que ha reducido la oferta de este tipo de residencias.

“(La vivienda nueva disminuyó) ligeramente, estamos hablando de décimas porcentuales, suponemos que es un poco por la incertidumbre que se ha generado por las fluctuaciones de precios en las materias primas, el dólar, las elecciones, eso ha bajado un poco la oferta y la oferta se traduce en colocación de créditos”, explicó.

De acuerdo con el delegado, la dependencia se encuentra ligeramente por debajo del cumplimiento de 100% en la colocación de créditos para vivienda nueva.

De los créditos, 75% corresponde a vivienda nueva (4,500 unidades), mientras que el resto atañe a viviendas usadas.

Sin embargo, expuso, en los primeros seis meses del año ha avanzado la contratación de créditos.

Asimismo, señaló que los 6,000 créditos otorgados representan cerca de 3,500 millones de pesos.

Impacto

En algunos casos, se ha suscitado que el encarecimiento en el precio de las viviendas ha impactado en los derechohabientes que se perfilaban para acceder a cierto tipo de casa, pero que al incrementar los precios queda fuera del margen de su crédito.

“Como ha subido el precio de la vivienda, el trabajador que ya tenía su crédito autorizado se desperfila, entonces pierde la oportunidad de con ese crédito comprar la misma casa, entonces tiene que volver a buscar casas, se ha detenido un poco la colocación. (...) Lo que sé es que subió el acero, un poco por la política proteccionista de Estados Unidos y eso incrementó los precios de la vivienda”, declaró el delegado.

En tanto, el encarecimiento de la tierra y de insumos para la construcción, también ha rezagado la cimentación de viviendas de interés social, toda vez que para los constructores resulta más redituable construir viviendas de precios más altos.

El instituto de vivienda tiene un registro de 120,000 trabajadores que cuentan con un crédito autorizado en el estado; sin embargo, el déficit de vivienda económica es insuficiente para abastecer esta demanda potencial.

estados@eleconomista.mx